Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘vida’

Sufragistas marchando por Londres (1907)

Sufragistas marchando por Londres (1907)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las mujeres siempre hemos conectado profundamente con la naturaleza, sabedoras de que nuestra sangre se armoniza con las mareas, con los cambios de luna y de estación.

Durante la prehistoria aprendimos a recolectar los frutos y a guardar las semillas para volver a plantarlas, dando así comienzo a la agricultura. Pronto descubrimos las propiedades curativas de las hojas y las raíces y eso nos convirtió en las primeras médicas.

Parimos a los niños, cuidamos a los enfermos y amortajamos a los muertos. Siempre ocupadas en preservar y transmitir la vida, nutrimos y protegemos, hilamos la lana y la tejemos para dar calor a los nuestros.

Sin embargo, en casi todas las culturas actuales se nos considera ciudadanas de segunda categoría y se nos maltrata -y hasta asesina- para someternos.

Fue en 1792 cuando Mary Wollstonecraft, con su “Vindicación de los derechos de la mujer”, comenzó a defender el derecho al trabajo igualitario y a la educación de las mujeres, así como a su participación en la vida pública, iniciando con ello el movimiento feminista contemporáneo.

No fue hasta los albores del siglo XX en que las sufragistas, ridiculizadas por sus detractores y abriéndose paso a paraguazos para proseguir su marcha reivindicativa por las calles de Londres, consiguieron su objetivo.

Primero Nueva Zelanda y Australia en 1893, seguidas por Rusia en 1906, Noruega en 1913, Dinamarca en 1915, Alemania en 1918, Estados Unidos en 1920, Suecia en 1921, Gran Bretaña en 1928, España en 1931, Francia e Italia en 1945, aprobaron el derecho a voto de la mujer.

Pero no fue hasta 1981 que la Asamblea General de Naciones Unidas ratificó la “Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer”.

El año pasado, en octubre de 2016, las mujeres polacas, siguiendo el ejemplo de las islandesas en 1975, realizaron una huelga de un día, que tuvo mucha repercusión en todo el mundo.

Ese mismo mes, las mujeres argentinas bajo el lema “Ni Una Menos” organizaron un paro de una hora y movilizaciones masivas que repercutieron en América Latina y el Caribe.

Así surgió la convocatoria Paro Internacional de Mujeres (PIM), que convoca a una manifestación y paro para el próximo miércoles 8 de marzo, Día de la Mujer.

Agrupa a casi 30 países, incluyendo Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, la República Checa, Ecuador, Inglaterra, Francia, Alemania, Guatemala, Honduras, Islandia, Irlanda del Norte, la República de Irlanda, Israel, Italia, México, Nicaragua, Perú, Polonia, Rusia, Salvador, Escocia, Corea del Sur, Suecia, Togo, Turquía, Uruguay y Estados Unidos, además de muchos otros que están en contacto para unirse en un futuro próximo.

Bajo el lema “Solidaridad es nuestra arma” su proclama comienza diciendo: “Nosotras, las mujeres del mundo, estamos hartas de la violencia física, económica, verbal o moral dirigida contra nosotras. Y no la vamos a tolerar pasivamente. Somos solidarias y estamos unidas, en todo el mundo, para defender nuestros derechos humanos”.

Hace exactamente 2.428 años, en el 411 a C,  Aristófanes estrenaba su comedia “Lisístrata” en el Teatro Lenaico de Atenas, durante las fiestas dionisíacas, un antiguo recuerdo de las épocas matriarcales que habían durado más de 30.000 años, desde el Neolítico hasta el período micénico, en las que las mujeres habíamos regido los destinos del mundo.

En “Lisístrata” las mujeres de toda la Hélade, cansadas de la guerra y convocadas por Lisístrata, se rebelan contra los hombres y deciden no volver a tener relaciones sexuales con sus maridos hasta que éstos no hagan la paz.

Hoy la lucha es diferente, hoy defendemos nuestras propias vidas. Y nos rebelamos contra el  terrorismo doméstico que nos mata, los valores patriarcales que nos humillan, los sueldos inferiores que nos discriminan y la pornografía que denigra nuestra dignidad.

Las feministas de la segunda oleada, que llevamos más de 40 años bregando por la plena igualdad y que hemos contemplado cómo esta reivindicación avanzaba paso a paso, hemos tenido que esperar hasta el siglo XXI  para ver la presente marea planetaria, masiva, arrolladora, de la mitad femenina de la humanidad que clama por sus derechos.

“Las mujeres sostienen la mitad del cielo, porque con la otra mano sostienen la mitad del mundo”, dijo Mao Zedong.

Le faltó agregar que, unidas, somos imparables…

Read Full Post »

vandana1

Cuando los ingleses colonizaron la India descubrieron el maravilloso tesoro forestal de sus interminables bosques.

Y entonces comenzó la tala indiscriminada de árboles para la insaciable industria maderera, regenteada después por los propios indios.

Hasta que, en la década de 1970, comenzaron a verse las desastrosas consecuencias de la deforestación: los arroyos desaparecían, se producían grandes inundaciones con desprendimientos de tierras, las sequías se agravaban y había una mayor escasez de combustible y de alimento para el ganado.

Las campesinas indias, humildes y analfabetas, sabían bien que los bosques eran los que les proveía de todo lo necesario para el sustento: el agua, la comida, el combustible, el forraje y las medicinas.

Por lo que decidieron abrazarse a los árboles para evitar que los cortaran…

Y se enfrentaron con las manos desnudas a los poderosos intereses económicos de la, hasta entonces, principal industria de la India. También chocaron con sus maridos, que se quedaban sin sus principales ingresos.

Los funcionarios forestales las intimidaron y presionaron para que abandonaran su protesta. Les dijeron que eran unas tontas ignorantes,  pero ellas respondieron cantando juntas:

¿Qué dan los bosques?

Dan agua, tierra y aire puro.

Sustentan la Tierra y todo lo que ella da…”

Así nació el movimiento Chipko, que significa “abrazo”.

En 1978, unas devastadoras inundaciones demostraron que las mujeres Chipko habían tenido razón. Y en 1981 el gobierno prohibió la tala de árboles. Poco después, el movimiento Chipko, ya organizado, inició una campaña masiva de plantación.

Observando atentamente lo que pasaba, una joven universitaria que estudiaba física nuclear decidió unirse a las Chipko y se convirtió en una de sus principales activistas. Era Vandana Shiva.

Más tarde, Vandana compaginó su brillante carrera con la tarea de luchar por sus ideales. Física, filósofa y escritora, pionera del ecofeminismo, directora y fundadora de la Fundación para la Investigación de la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente, galardonada con el premio Nobel Alternativo en 1993, Vandana Shiva recorre el mundo dando conferencias a favor de la paz  y del cuidado de la vida.

El ecofeminismo, del que es abanderada, representa la convergencia entre la ecología y el feminismo, una síntesis tan antigua como la vida misma. Desde siempre las mujeres han estado a cargo de las tareas del cuidado y del mantenimiento de la vida.

Por eso Vandana Shiva se aleja del concepto feminista tradicional que pretende el “empoderamiento” de las mujeres. El control del poder es un concepto patriarcal, asegura, que se basa en la dominación de la naturaleza y de los seres débiles: mujeres, niños y animales.

Puntualiza: “La globalización es el clímax final del capitalismo que se va extendiendo, que alcanza sus límites. El capitalismo es racista y patriarcal, tiene miedo a todo lo que está vivo y es libre en sus propios términos: una abeja, una mariposa, un niño, una mujer, un hombre. La libertad le resulta amenazante y quiere aprisionarla.  Somete a las mujeres, acobarda a los niños, fumiga los insectos.  Si no lo frenamos, el patriarcado destruirá el planeta”.

Basado en la llamada “Nueva Ciencia” (la microbiología, la física cuántica, la cibernética, la teoría de sistemas y la teoría del caos) el ecofeminismo proporciona una visión más holística del cosmos, más próxima a la cosmovisión indígena, que concebía a la tierra y al universo como un tejido interconectado.

La Gaia griega, la Pachamama americana, la Diosa Madre de los minoicos , que está viva, nos contiene y nos sustenta…

Según el ecofeminismo el patriarcado y su sistema de jerarquías someten, explotan y aniquilan de la misma manera a la tierra y a la mujer. Por lo que propone una alternativa: la biocivilización, que reconoce los derechos de todas las especies y los derechos de la naturaleza.

“La tierra está viva , es sagrada y es la conexión entre todos los seres vivos”.

Vandana Shiva ha percibido que las mujeres campesinas están profundamente ligadas a los ritmos y ciclos de la naturaleza, que comprenden y respetan. Por lo que poseen conocimientos y habilidades muy valiosos para la construcción de la paz.

“Las mujeres producen, reproducen, consumen y conservan la biodiversidad, son las guardianas de las semillas desde tiempos inmemoriales. Generación tras generación, durante miles de años, las mujeres han sido las parteras de la agricultura. ¡Y ahora nos piratean las semillas! Grandes corporaciones como Monsanto las modifican y las patentan…”

Sonríe y agrega:

“Pero somos valientes. Cada vez que flaqueo, pienso en aquellas que abrazaban los árboles y me vuelve la fuerza. ¿De dónde viene esa fuerza? De la hierba que piso, de la Tierra misma. El poder de la naturaleza está en nosotras”.

 

 

 

Read Full Post »

fotoDEF2
Había una vez un león apacible y majestuoso que vivía en el Parque Nacional de Hwange, en Zimbabue. A sus 13 años, este ejemplar (el más grande del país) era admirado por incontables visitantes a los que permitía acercarse y hacerle fotos.
Sus cachorros solían jugar con él confiadamente, subiéndose a su lomo y mordisqueándole la cola, sabedores de que Cecil, aunque agitara con reprobación su bella cabeza coronada por una melena negra, nunca reaccionaría con ira.
Por su noble carácter y su imponente presencia, Cecil, considerado el mejor exponente de su raza, era el león más amado de África.
Acostumbrado desde siempre a los seres humanos, que le habían criado y le seguían alimentando y protegiendo, jamás recelaba de ellos. Además, al vivir en un espacio protegido, no tenía el menor sentido de alerta. Portador de un radiocollar con GPS, Cecil estaba más que habituado a personas que no le hacían daño.
Por lo que les resultó muy fácil a los dos cazadores que le acechaban hace pocos días el atraerlo fuera del parque y herirlo con una flecha.
Cecil, malherido y desangrándose, trató de huir y de esconderse durante dos días de lenta agonía. Hasta que fue alcanzado y rematado a tiros. Luego le cortaron la regia cabeza para convertirla en un trofeo de caza y fue despellejado.
La noticia causó una gran indignación que pronto estalló en la prensa internacional y en las redes sociales.
El cazador furtivo fue identificado como Walter James Palmer, un dentista de Bloomington, Minneápolis, EE UU. Este odontólogo de 55 años, casado y con dos hijos, que anunciaba su clínica bajo el lema “Una sonrisa lo dice todo”, dedica su tiempo de ocio a una gran pasión, la caza deportiva.
En su perfil de Facebook afirma ser “un amante de la vida salvaje” y cuelga en su muro fotos con las piezas abatidas: rinocerontes, jaguares, venados, cabras, búfalos, alces y hasta un oso polar… Más de 50 trofeos que exhibe con orgullo y que asegura haber abatido tan sólo con arco y flechas, ya que se jacta de usar poco el rifle.
Tras haber pagado 50.000 dólares en el país africano para conseguir su último capricho, una cabeza de león para colgar en el salón, Walter Palmer acaba de ser acusado de practicar la caza furtiva, según la portavoz de la policía de Zimbabue, Charity Charamba.
El dentista se ha defendido alegando: “Que yo sepa, todo lo relacionado con mi viaje fue legal y adecuadamente contratado y llevado a cabo. Contraté a varios guías profesionales y conseguí todos los permisos adecuados. Además, no tenía ni idea de que el león que cacé fuera tan conocido, ni que fuera tan importante para el país”, añade.
El cazador profesional Theo Bronkhorst, que le sirvió como guía, ratifica por su parte que contaba con todas las licencias necesarias y que esta práctica es legal. Sin embargo, Zimbabue ha presentado cargos contra ambos.
El karma del cruel y cobarde asesinato de Cecil ha comenzado a caer sobre Walter James Palmer, quien ya había tenido problemas con la justicia.
En 2008 había sido condenado a un año de libertad condicional y al pago de 3.000 dólares por haber matado ilegalmente a un oso negro en Wisconsin. Años antes también había sido denunciado por una mujer por acoso sexual y tuvo que indemnizarla con 130.000 dólares.
Si se comprueba que sobornó a los cazadores para realizar una caza ilegal en Zimbabue, no sólo sería juzgado en este país sino que también en EE UU podría ser enjuiciado por violación de leyes nacionales que prohíben este tipo de prácticas en el extranjero.
La congresista demócrata por Minnesota Betty McCollum, una activa defensora de especies en peligro, ha pedido una investigación aduciendo: “”Atraer con un cebo y matar a un animal amenazado como este león africano y considerarlo un acto deportivo no puede ser calificado como caza, sino como una vergonzosa muestra de despiadada crueldad. Prometo seguir luchando por aprobar leyes que protejan, en todo el mundo, a los animales amenazados y en peligro de extinción debido a la ‘caza deportiva’ bárbara en manos de las élites ultra ricas”.
El hombre que mató al león más querido de África es ahora, también, la persona más odiada de Facebook.
En la página web de su clínica, comentarios despectivos como “Asesino”, “Eres un enfermo, busca ayuda”, “Deberías avergonzarte” o “Mereces sufrir como el león” inundan su correo.
A las puertas de la clínica dental, ahora cerrada, la gente ha ido dejando peluches de leones u osos en señal de protesta. Muchos pacientes suyos aseguran que ya no se dejarán atender por él. Y hay quien opina que Palmer deberá cambiarse, ahora, de nombre y hasta de empleo…
Afortunadamente, los seis cachorros de Cecil, que se temía fueran muertos por su hermano y sucesor Jericho, han sido adoptados y protegidos por éste.
Y la triste muerte del rey de los animales no ha sido en vano, ya que también ha servido para destapar el siniestro negocio de la “caza enlatada” que se practica en los países africanos.
En un continente en el que quedan tan sólo 30.000 leones se practica esta nueva y terrible atracción turística, que consiste en cazar una pieza codiciada en un espacio reducido donde la huída o la defensa del animal resulta casi imposible, lo que equivale a fusilarlo.
A este efecto se crían leones en cautividad en granjas que proporcionan animales a la repugnante industria. Los cachorros son sustraídos a sus madres a las pocas horas de nacer y alimentados a biberón, con el propósito de que las hembras vuelvan a entrar en celo rápidamente y produzcan más retoños.
Estos cachorros, que se crían hacinados y acostumbrados a los humanos, suelen convertirse en reclamo para los ingenuos visitantes, que les dan el biberón y se sacan fotos con ellos a cambio de 5 €, creyendo que son huérfanos y que serán reintroducidos en la vida natural.
Cuando crecen, ya totalmente mansos, se ofrecen a los cazadores. Se conduce a los leones (previa inyección de tranquilizantes) al lugar donde acostumbran a comer y allí el “héroe” de turno se enfrenta al “peligro” dentro de su vehículo, cargado con armas de fuego y hasta con ballestas.
Fusilar a estos grandes gatos y llevarse el trofeo a casa cuesta un módico precio, unos 6.000 €, cuando cazar a un león en estado salvaje hubiera costado 60.000 €.
Las cifras hablan por sí solas: en Sudáfrica existen actualmente unas 160 granjas (que reportan al país unos 10 millones de dólares al año) donde se crían unos 5.000 leones destinados a sufrir este final abominable, por lo que la población de leones africanos ha bajado un 80 % y los trofeos de león exportados ha aumentado un 122 % .
España ostenta el siniestro honor de ser el país europeo con más trofeos de caza importados de África, unos 364 al año, aunque muy por debajo del gran cazador, EE UU, con 3.000 trofeos.
Australia ya ha prohibido esta importación, calificándola de cruel y bárbara, y ahora Europa también se lo está planteando.
Los defensores de esta práctica, como lo hacen los amantes de la tauromaquia, alegan que de esta manera se preservan especies como las del león o el toro bravo que, de otro modo, se extinguirían.
Pero los animalistas consideran inhumano y perverso producir y criar animales destinados a la tortura y a una muerte estremecedora simplemente para diversión del ser humano.
Ojalá que el sacrificio de Cecil haya servido para reavivar este debate y para erradicar de una vez por todas estos sangrientos crímenes contra la fauna salvaje que, desgraciadamente, muestran la cara más tenebrosa de la humanidad.

Read Full Post »

imagen1
Cuenta Jenofonte que un día Sócrates paseaba por un mercado de Atenas junto a uno de sus discípulos.
El maestro contemplaba con gran interés la variedad de mercadería que allí se ofrecía: joyas, telas, perfumes, cerámicas, dulces y licores.
Después se detuvo y le comentó a su compañero: “Ciertamente, no sabía que existieran tantas cosas que no necesito para nada…”
¿Qué necesitamos realmente para vivir?
Una vez se le hizo esa pregunta a un náufrago, rescatado después de haber pasado varios días en una balsa a la deriva, y contestó sin dudarlo: “Solamente unos sorbos de agua dulce…”
En nuestra sociedad consumista, derrochona y amante del placer inmediato cada día hay más gente que se hace esta pregunta: “¿Necesito realmente todo lo que compro, todo lo que poseo, todo lo que deseo poseer, todo lo que la publicidad me dice que debo poseer?”
Hay quienes se han rebelado contra este sistema de vida tan acelerado, complicado, estresante, compulsivo e insatisfactorio que llevamos.
Son los seguidores de la Simplicidad Voluntaria (o Downshifting) , que abogan por eliminar todo lo superfluo e innecesario de sus vidas, para liberar tiempo y recursos, para vivir un vida más consciente, libre y plena.
En su libro Voluntary Simplicity, Duane Elgin basa este movimiento en la filosofía estoica, en Epícteto exactamente.
Y nos recuerda que la vida austera y frugal había sido ya propuesta como modelo de sabiduría hace más de 2.000 años por Lao Tse, Platón, Aristóteles, Jesús y el budismo zen.
El movimiento de Simplicidad Voluntaria propone abandonar la idea de que para tener calidad de vida hay que acumular dinero, posesiones materiales y prestigio personal.
Al contrario, la fórmula consistiría en trabajar menos, querer menos y gastar menos. Reducir las actividades vitales a los elementos básicos, es decir, a las actividades o relaciones que realmente necesitamos o deseamos fervientemente.
Y prescindir de todo lo que sobra. Vivir más ligeramente, dejando de lado todas aquellas distracciones que nos alejan de una verdadera calidad de vida.
Ellos consideran que el valor que damos al dinero, al estatus y a la competencia envenena nuestras relaciones personales. La vida feliz será imposible mientras no simplifiquemos nuestros hábitos y no moderemos nuestros deseos.
Esta elección de la simplicidad inclina también hacia una forma de vida más natural, más respetuosa de la vida animal y de los ecosistemas.
Surgido al final de la década de los ochenta, este movimiento propone reducir tiempo de las labores para disfrutar más de nuestro entorno. Y así obtener más tiempo de ocio y de reflexión, de momentos compartidos con nuestros seres queridos.
Hoy está más cuestionado que nunca el postulado del neoliberalismo: un crecimiento económico ilimitado en un planeta de recursos limitados.
Porque si todo el mundo viviera como un europeo harían falta 3,5 planetas Tierra para solventarlo. Y 5, si lo hiciera como un estadounidense…
De ahí que ya se haya desechado la idea de ‘crecimiento sostenible’, dado que el crecimiento económico no es sostenible de modo alguno.
Por lo tanto, de la mano de la Simplicidad Voluntaria llega también la alternativa al capitalismo: la Teoría del Decrecimiento, surgida a comienzos de este siglo XXI.
Su ideólogo, el economista bretón Serge Latouche, profesor de la Universidad París-Sur, es un implacable crítico de la sociedad de consumo y de su cultura de usar y tirar.
Latouche sostiene que la única manera de frenar el deterioro del medioambiente, que amenaza seriamente el futuro de la humanidad, es vivir en una sociedad que produzca menos y consuma menos.
En su último libro, La sociedad de la abundancia frugal afirma: “Hay que trabajar menos para ganar más, porque cuanto más se trabaja, menos se gana. Es la ley del mercado. Si trabajas más, incrementas la oferta de trabajo, y como la demanda no aumenta, los salarios bajan. Cuanto más se trabaja, más se hace descender los salarios. Hay que trabajar menos horas para que trabajemos todos, pero sobre todo, trabajar menos para vivir mejor. Esto es más importante y más subversivo. Nos hemos convertido en enfermos, en toxicodependientes del trabajo. ¿Y qué hace la gente cuando le reducen el tiempo de trabajo? Ver la tele. La tele es el veneno por excelencia, el vehículo para la colonización del imaginario”.
¿Cómo podemos interiorizar y poner en práctica cuanto antes una manera de vida más simple, aquí y ahora?
He aquí algunos ejemplos:
. Eliminar el exceso de posesiones y de actividades que produce desorden físico o mental.
. Limitar el consumo de bienes materiales a aquellos que realmente necesitamos.
. Trabajar en algo satisfactorio y creativo.
. Reciclar y compartir.
. Vivir de manera natural, compasiva hacia todos los seres vivos y solidaria con otros humanos.
. Ser autosuficientes en nuestras necesidades diarias y practicar el intercambio.
. Desplazarnos en transporte público, en bicicleta o andando.
. Tener una sola cuenta bancaria, una sola tarjeta de crédito y pagar siempre en efectivo.
. Hacernos socios de una biblioteca para no comprar, en lo posible, libros ni revistas.
. Reducir el estrés y la aceleración todo lo que se pueda.
. No llevar reloj, si uno no lo necesita.

Porque, como aconsejó el sabio Mahatma Gandhi, quien hilaba en la rueca el algodón para su propia ropa para no ser más que el pobre más pobre de la India: “Necesitamos vivir simplemente para que otros, simplemente, puedan vivir”.

Read Full Post »

foto1
Se lo denominó “el juicio del siglo”.

Hace justo tres años, el 14 de febrero de 2011, un juez de Lago Agrio, en la Amazonia ecuatoriana, dictó una sentencia histórica: condenó a la compañía Chevron (ex-Texaco) a pagar 9.500 millones de dólares para reparar los gravísimos daños causados a la naturaleza de ese lugar y a sus habitantes.

El protagonista de esa lucha desigual, que muchos han equiparado a la de David contra Goliat, ha sido un abogado ecuatoriano de 41 años, viudo y con cuatro hijos, Pablo Fajardo Mendoza, hijo de campesinos analfabetos.

Nacido en una choza como el quinto de diez hermanos, Pablo trabajó de niño desbrozando maleza con un machete. Al mismo tiempo, a instancias de sus padres, estudiaba en la misión que dos frailes capuchinos de origen navarro habían construído en la selva. Ellos también le enseñaron a rebelarse contra las injusticias.

Lo que más sublevó al joven Pablo fue ver a los indígenas trabajando por sueldos míseros y envenenándose con la contaminación. Y comenzó su rebelión. A los 16 años fundó un comité de derechos humanos formado por 50 campesinos e indígenas damnificados por la contaminación. También se dedicó a investigar…

Desde 1964 Texaco había perforado en la Amazonia 356 pozos petroleros. Por cada pozo que perforaba construía cuatro o cinco piscinas para arrojar desechos tóxicos, siempre cerca de un río. La idea era deshacerse de ellos de forma fácil y barata.

Los ríos, así contaminados, llevaban en sus aguas azufre y otros tóxicos que, al evaporarse, caían sobre la selva en forma de lluvia ácida. El objetivo de la compañía transnacional era extraer petróleo con la menor inversión posible, por lo que se ahorró 8.500 millones de dólares incumpliendo las normas más elementales de seguridad y gestión de desechos.

Chevron no sólo intoxicó y destruyó parte de la selva amazónica, provocó abortos, leucemia y  cáncer en más de 2.000 de sus habitantes, a quienes también desplazó y alcoholizó, sino que en sus campamentos se violó al 10 % de las mujeres indígenas y, en una verdadera campaña de terror, hasta llegó a secuestrar a niños en helicópteros para abandonarlos muy lejos. Dos de ellos debieron caminar a través de la selva durante ocho días para regresar a sus casas…

De las cinco tribus indígenas que vivían en esa zona, dos, las de los Tetetes y los Sansahuaris, han desaparecido para siempre.

Al poco tiempo de comenzar su labor social Pablo fue despedido de su trabajo. Los frailes que lo protegían lo emplearon, entonces, en la misión y le consiguieron becas para que continuara sus estudios. El adolescente aprovechó para fundar, junto a otros niños, una escuela que todavía funciona.

Muy pronto, los afectados de otros pueblos comenzaron a unirse al movimiento de damnificados por la contaminación que había creado Pablo. Una abogada estadounidense, Judith Kimberling, publicó sobre el tema el libro Amazon Crude (El crudo de Amazonia), que atrajo la atención internacional. Tres abogados estadounidenses aceptaron representar a los afectados y el 3 de noviembre de 1993, en un juzgado de Nueva York, presentaron la primera demanda contra Texaco.

Al año siguiente, el adolescente Pablo terminó la escuela secundaria. Cansado de que, ante sus reclamaciones, las autoridades de su país le repitieran: “búsquese un abogado”, decidió estudiar Derecho. Lo hizo desde su chabola y por correspondencia, subvencionado por una familia española a la que habían acudido los frailes navarros que siempre le habían protegido.

En 2004, obtuvo su título.

Junto al líder indígena Luis Yanza, Pablo Fajardo fundó el Frente de Defensa de la Amazonia (FDA) en nombre de los 30.000 afectados por la contaminación petrolera. Todos ellos pertenecen a los pueblos Cofán, Siona, Secoya, Kichwa y Huaorani, que hasta 1964 vivían en completa armonía con la naturaleza, en la escasamente poblada zona del oriente de Ecuador.

La página web Texacotoxico.org expone las aterradoras cifras de los impactos ambientales causados por la multinacional en la Amazonia ecuatoriana:

. 480.000 hectáreas de selva contaminada

. 60.000 millones de litros de agua tóxica arrojada a esteros y ríos

. 650.000 barriles de crudo vertidos

. 880 fosas o piscinas construídas sin aislantes para alojar vertidos y deshechos de crudo

La contienda de más de 20 años entre los indígenas y la compañía multinacional fue implacable.

Por un lado Texaco, la mayor empresa petrolera del mundo, poseedora de yacimientos de petróleo, refinerías, buques petroleros y activos que valen 233.000 millones de dólares; que contrató a 2.000 abogados y gastó 1.300 millones de dólares para defenderse.

Por el otro, Pablo Fajardo y cuatro abogados más, sólo armados con su verdad.

Texaco los acusó de terrorismo, extorsión e incluso utilizaron leyes para perseguir a mafiosos.

Los argumentos de defensa de la transnacional son: que el petróleo no contamina, que la Amazonia es un terreno petrolero y que ahí no tiene por qué vivir nadie, que el cáncer se produce por la falta de higiene de los indígenas, que el petróleo es biodegradable y que a las pocas semanas ya no se notan sus efectos.

Los integrantes de FDA (Frente de Defensa de la Amazonia), con Pablo Fajardo como cabeza visible, sufrieron por parte de la multinacional persecusiones, amenazas y decenas de acciones judiciales, 25 de ellas tan sólo en EE UU.

En 2004, ocho días antes de comenzar la fase pericial del juicio, el hermano de Pablo, William Fajardo, de 28 años, fue secuestrado, torturado salvajemente y asesinado por unos desconocidos. Pablo, desde entonces, ha debido de cambiar constantemente de domicilio tras haber sido tiroteado por sicarios en dos ocasiones.

El pueblo Cofán, asimismo, sufrió su propio calvario, que comenzó cuando sus integrantes se convirtieron en  desplazados ambientales al ver que ya nada germinaba y que allí no se podía vivir. El chamán Guillermo Quenamá condujo a su gente a otras tierras y se enfrentó a Chevron. Por ello recibió un castigo ejemplarizante: le alcoholizaron hasta la muerte y prostituyeron a su viuda, Marina, en los campamentos de Texaco, durante 20 años.

Aunque la sentencia que obliga a Chevron-Texaco a pagar 9.500 millones de dólares ha sido inapelable, el litigio ambiental más importante de la historia todavía no ha acabado. Para que el fallo se haga efectivo, el dinero debe cobrarse. Pero Chevron ha vendido todo lo que tenía en Ecuador y sólo mantiene una cuenta con 352 dólares.

El equipo de Pablo Fajardo se ha visto obligado a recurrir a Cortes judiciales donde la compañía posee activos, como Canadá, Brasil o Argentina.

“Aunque Chevron ha dicho que no pagará, tiene inversiones en 50 países. Y la sentencia en Ecuador dice que la indemnización se puede cobrar en cualquier parte. Le obligaremos a pagar”, afirma Fajardo, “Y no descansaré hasta que pague. Sólo así dejarán de repetir este crimen”.

La indemnización de 9.500 millones de dólares se destinarán en su totalidad a descontaminar la selva y a regenerar el ecosistema de los indígenas. Representa, por lo tanto, el desagravio de muchas humildes comunidades aborígenes.

Y, también, la humillación del gigante petrolero, que deberá morder el polvo de su derrota.

En estos momentos y después de viajar por Francia, Alemania y Bélgica, Pablo Fajardo hace una gira por España para crear una red internacional y solidaria que denuncie el daño ambiental.

Este valiente y carismático abogado ecuatoriano fue nombrado Héroe del Año de la CNN en 2007 y también obtuvo el Premio Goldman, el Nobel del Medio Ambiente, en 2008.

Sin embargo, no hay nada que lo enorgullezca más que el apodo de “el hijo del rayo” con que lo conoce su gente de Río Agrio.

Allí todavía recuerdan que, el día en que nació, el parto se presentaba mal. La madre, exhausta, había dejado de luchar. La partera vió que estaban por fallecer madre e hijo. Pero se desató una tormenta, la palmera que había junto a la choza recibió la descarga de un rayo y, del susto, la madre repentinamente dio a luz a Pablo. La palmera quedó partida en dos y a sus pies brotó una fuente de agua cristalina y purísima…

Todo un presagio de lo que sería una vida extraordinaria.

Read Full Post »


Desde siempre, y sobre todo cuando son madres, a las mujeres les ha gustado tejer.
Sentir el hilo que pasa por los dedos poco a poco y que se va anudando con paciencia hasta convertirse en una tela que abrigará a los hijos y nietos suele ser una experiencia íntima, recogida, cálida y reconfortante.
Tejían las tres Parcas (Nona, Décima y Morta) decidiendo el destino de los humanos, tejía Penélope aguardando el regreso de Ulises, tejen todavía las mujeres de culturas primitivas para ganarse el sustento, como también lo hacen las humildes arañas para atrapar a sus presas.
Desde la más remota antigúedad, al tejer se le ha atribuído un carácter simbólico y sagrado.
Los sufis se llaman a sí mismos ‘tejedores de lana’, porque usan el simbolismo de la fabricación de alfombras como metáfora de la confección del alma por Dios.
El revolucionario arquitecto norteamericano Christopher Alexander afirma que su creatividad se basa en el estudio de las alfombras turcas.
Sus dibujos, realizados por sufis, no están diseñados y tampoco siguen un pensamiento previo, sino que van surgiendo según se tejen. Una parte del dibujo lleva a la siguiente sin que el artista esté siguiendo un plano.
Los sufis se esfuerzan en tejer las alfombras ‘a la manera de Dios’, es decir, dejándose llevar por una corriente espiritual más que racional. Según ellos, así construyó, o mejor dicho, así va construyendo Dios el mundo.
Si la obra queda demasiado perfecta, hacen a propósito un punto equivocado, una pequeña falla (llamada ‘el punto persa’) como muestra de respeto, con el fin de reservarle la perfección sólo a Dios.
Mahatma Gandhi tejía su propia ropa, en señal de humildad y también para detener ese ruido mental que impide que el yo más profundo se manifieste, lo que también se logra mediante la oración, la meditación, el yoga y la danza mágica, técnicas diferentes para un mismo sendero místico.
En la marginada barriada de Palo Solo, Huixquilucan, a dos horas de la Ciudad de México, un grupo de mujeres se reúnen cada día para tejer en el taller de la cooperativa Mitz, que significa ‘Para ti’ en la lengua indígena náhuatl.
Son dos decenas de mujeres que se afanan en cortar y doblar tiras de papel laminado para luego trenzarlas con una técnica para tejer hojas de palma del pueblo nahua, descendiente de los aztecas.
De sus manos salen bolsos, monederos, agendas, portarretratos o esferas navideñas, unos 3.000 accesorios al mes que se comercializan luego en Alemania, Bélgica, España, Estados Unidos, Gran Bretaña e Italia a precios que van de los 15 a 140 dólares.
Estos ingresos permiten la autosuficiencia económica de las 50 cooperativistas y de sus familias.
La mitad de las ganancias se dividen entre todas las artesanas sin distinción. El resto del dinero se divide entre un 20 por ciento que se entrega a la escuela, otro 20 por ciento destinado a sufragar costos de manufactura y un 10 por ciento restante para gastos operativos.
Los productos Mitz también financian la Casa de los Niños de Palo Solo. Se trata de la única escuela de México para la población pobre que sigue el método de enseñanza Montessori. Fue construida hace más de 20 años sobre lo que antes fue un vertedero.
Desde el nacimiento de la Fundación Mitz hace siete años bajo el lema ‘Tejiendo el porvenir’, 2.500 niños y niñas de la comunidad han sido becados gracias al reciclaje de más 40 toneladas de residuos industriales.
Mitz ya no sólo ha logrado que firmas transnacionales como Mars, Pepsico, Terracycle y Starbucks les donen sus residuos, sino que su alianza con Mars ha sido decisiva para vender los productos en las tiendas M&M en las ciudades de Nueva York, Orlando y Las Vegas, en Estados Unidos.
Hasta ahora, según datos de la Fundación que conjuga comercio justo, autosuficiencia, energía renovable, solidaridad y educación, se han vendido más de 150 mil productos, que han generado más de un millón de dólares de ingresos. Esto indica un crecimiento de la producción de 50 por ciento en los últimos cuatro años.
Mitz se erige en el mejor y más perfecto ejemplo de lo que puede lograr la creatividad y la energía femeninas cuando se unen para trabajar como suelen hacerlo las mujeres: silenciosamente, aplicadamente, pacientemente, limpiamente, para construír un mundo mejor.

Read Full Post »

“Menos tu vientre, todo es oscuro. Menos tu vientre claro y profundo.” (Miguel Hernández)

“Menos tu vientre, todo es oscuro. Menos tu vientre claro y profundo.” (Miguel Hernández)


Desde sus comienzos la humanidad adoró la fuente de la vida humana, la misma que originaba toda la existencia animal y vegetal, bajo la forma de la Gran Diosa Madre, la Dadora de Todo.
Los hombres y las mujeres primitivos se reconocían, a ellos y a su entorno, como partes de un todo que era la naturaleza, que a su vez era parte de un todo que era el cosmos.
Se trataba a la naturaleza con respeto y maravilla, por ser la suprema manifestación del gran misterio de la vida y de la muerte.
Con temor y admiración los primeros humanos contemplaban cómo el prodigioso milagro de la vida humana surgía de las profundidades del vientre de la mujer.
Con el tiempo, estos seres inocentes comenzaron a albergar temores.
Tal vez el sol no saldría mañana….
Quizás la primavera no regresaría a cubrir de brotes tiernos las ramas desnudas de los árboles y éstos no se cubrirían de frutos…
Comenzaron, entonces, a practicar rituales con el fin de asegurarse la buena voluntad de la Diosa y su exhuberante generosidad.
Para honrarla, celebraron grandes fiestas donde hombres y mujeres copulaban frenéticamente, orgías colectivas donde el acto sexual era el protagonista, como símbolo de la fecundación de la Madre Naturaleza.
Pasaron los años y surgió otra modalidad religiosa, la prostitución sagrada.
Ésta obligaba a las doncellas vírgenes a servir como sacerdotisas-prostitutas durante cierto número de años en el templo de la Diosa, para preservar el sagrado misterio de la fecundidad en la memoria de los hombres.
Tiempo después estas costumbres también se perdieron y surgió, entonces, la idealización del héroe, del guerrero que con la fuerza de su brazo, a golpes de espada y con férrea voluntad, podía cambiar el rumbo de los acontecimientos.
La admiración callada por el milagro de la vida fue reemplazada, poco a poco, por el temor a la jerarquía autoritaria y a la soberanía de la voluntad.
El cuerpo de la mujer dejó de ser el sagrado templo de la vida para cosificarse en un objeto placentero, un juguete para el espasmo egoísta de un minuto y la satisfacción de la dominación instantánea.
Sin saberlo, el varón calmaba así sus más profundos temores ante el enorme misterio de la existencia.
Si dominaba a la mujer, controlaba la vida.
Si poseía ese vientre todopoderoso que lo había expulsado y que podía volver a devorarlo, estaba a salvo de la muerte.
Así nacieron actividades tan tristes y tan alejadas de la dignidad humana como lo son la pornografía y la prostitución.
Para recuperar nuestra alma y nuestra unidad con el cosmos, debemos regresar a los valores dictados por nuestra intuición más esencial.
Y recordar que todo lo que denigre el cuerpo de la mujer, ese sagrado templo de la vida, constituye un crimen de lesa humanidad contra nuestra más intrínseca naturaleza.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: