Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘tiempo’

mujer-trabajadora-3
Acaba de aparecer un estudio titulado “Usos del Tiempo y la Salud”, publicado por el Institut de Serveis a la Comunitat de la ciudad de Barcelona, siendo sus coautoras Lucía Artazcoz, directora de la entidad, e Imma Cortès.
Las conclusiones, aunque sabidas, no dejan de ser alarmantes.
Se trata de la constatación de que las barcelonesas descansan menos y también practican menos deporte que los hombres, debido al mal reparto del trabajo doméstico y a la doble jornada de trabajo ‘empleo-hogar’.
Parece que entre los 25 y los 64 años de edad, el 32 % de las mujeres duerme menos de 6 horas y, por supuesto, no tiene tiempo de acudir al gimnasio o a la piscina, como los hombres.
A esas edades, sólo un 2,5% de ellas suda corriendo, nada o monta una bicicleta, mientras que los varones lo hacen cuatro veces más.
Las autoras subrayan: “Lo peor es que estas desigualdades se mantienen ya desde edades más tempranas”. Y añaden: “El uso del tiempo no es una elección individual sino que está determinado por el género y la clase social” (está claro, a menores ingresos, menos tiempo libre para el ocio y el deporte).
Todos sabemos que la ecuación ‘dormir poco + ejercicio insuficiente’ da siempre como resultado una salud pobre.
Y, una vez más, las mujeres se llevan la peor parte, hipotecando su futuro y su vida para entregarla a los demás.
Hace poco un colega masculino me preguntaba extrañado: “¿Por qué las mujeres os postergáis tanto? ¿Por qué sois siempre las primeras en levantaros y las últimas en acostaros?”
Y yo agregué: “Y las últimas en comer, cuando la comida es poca. Y las que dejan su empleo remunerado para cuidar a los niños, ancianos y enfermos de la familia. Y las que se callan durante las discusiones. Y las que se sacrifican durante las vacaciones, cocinando mientras los demás están en la playa”.
Y así con un largo etcétera…
Seguramente llevamos el gen del altruísmo, necesario para la continuidad de la especie, y esto nos convierte en cuidadoras.
La madre aprende a postergarse ante su hijo desde el momento mismo del nacimiento.
Y eso está bien, alguien tiene que proteger a los débiles.
Pero también está el factor cultural, que es la opresión sistemática ejercida durante los últimos 5.000 años de patriarcado.
La dominación de la testosterona condenó a la mujer a estar siempre relegada y explotada en los trabajos más esclavizantes y peor pagados.
Como esto no parece corregirse, ya va siendo hora de comenzar a exigirles a nuestras parejas: ¿Ambos aportamos ingresos? ¿Ambos ensuciamos y comemos?
Pues entonces, ambos limpiamos, planchamos y cocinamos.
Nos va la vida en ello.
Y las de nuestras hijas.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: