Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘mujeres’


Hace exactamente 2.420 años, en el 411 a. C. Aristófanes estrenó su comedia Lisístrata en el Teatro Lenaico de Atenas.
Seguramente la obra participaba en los concursos que se celebraban durante las fiestas Leneas o Dionisias, fiestas dionisíacas que eran un antiguo recuerdo de las épocas matriarcales que habían durado durante más de 30.000 años, desde el Neolítico hasta el período micénico.
Lisístrata mostraba el descontento de los ciudadanos atenienses por la cruel contienda en que estaban enzarzados, la Guerra del Peloponeso, que los enfrentaba a los espartanos en una lucha fraticida en la que ya llevaban más de 20 años.
Lisístrata es un manifiesto en pro de la paz.
A semejanza del mensaje que los hippies del Flower Power predicaban: “Haz el amor y no la guerra”, el que está implícito en esta obra viene a decir poco menos lo mismo, aunque en otras palabras: “Quien hace la guerra no hará el amor”.
La comedia describe cómo las mujeres de toda la Hélade son convocadas por Lisístrata (cuyo nombre significa ‘la-licencia-ejércitos’) con la idea de generar algún plan para terminar la guerra, ante el fracaso de los varones.
Se ponen de acuerdo en una acción conjunta: mientras las jóvenes toman la decisión de no volver a tener relaciones sexuales con sus hombres hasta que éstos firmen la paz, las mujeres ancianas toman la Acrópolis y controlan el tesoro de la diosa, en una especie de golpe de Estado para ejercer el control del gasto público.
Lisístrata es la primera feminista que haya registrado la historia, la primera heroína de la que se tiene referencia que haya luchado por la igualdad en un mundo de hombres.
Y eso, en una época en que su personaje en la comedia era interpretado por un hombre y sólo para un público masculino, ya que el acceso al teatro les estaba vedado a las mujeres.
Lisístrata luchó con sus armas de mujer, desde su diferencia de mujer, y no masculinizándose ni utilizando la violencia.
En ese sentido se puede decir que fue una precursora de la no-violencia y una antecesora de Gandhi.
Si bien es un personaje de ficción, no hay dudas de que está inspirada en algún modelo real.
La historia no terminó allí, ya que su ejemplo inspiró a partir de entonces a todo movimiento antibelicista liderado por mujeres.
En 1988 nació en Israel el Movimiento de Mujeres en Negro, que acostumbraba a manifestarse públicamente, vestidas de negro y en silencio, para protestar contra la ocupación de los territorios palestinos.
A finales de 1989 seis mil mujeres israelíes, palestinas, europeas y norteamericanas realizaron una marcha de protesta con la que atravesaron Jerusalén bajo el lema: “Mujeres caminan por la Paz”.
En 1991 el Movimiento de Mujeres de Negro se constituyó tambien en Belgrado, para protestar contra la Guerra de los Balcanes.
Y así hasta nuestros días, en que se bautizó con el nombre de Proyecto Lisístratra al acto realizado el 3 de marzo de 2003 de manera simultánea en más de 42 países para protestar contra la invasión de Irak que se avecinaba.
Dijo George Bernard Shaw: “Si vas a decir la verdad, hazlos reír o te matarán”.
Divertida y procaz, la comedia Lisístrata ha hecho reír a incontables generaciones de espectadores, y todavía sigue haciéndoles reír…
Pero tras su velo de comicidad revela mucho más.
Entre otras cosas el horror inmemorial que las mujeres tenemos por la guerra y sus atrocidades, la nostalgia por los valores del matriarcado y la firme creencia en la inteligencia femenina para resolver los problemas.
Las mujeres de hoy deberíamos comprometernos activamente en contra de cualquier tipo de violencia, tanto doméstica como internacional, porque ella es la raíz de la opresión, el sufrimiento y la injusticia, y por eso, la peor enemiga de los derechos humanos.
El día en que la totalidad de los conflictos se resuelvan de manera pacífica y civilizada se habrá dado un paso de gigante hacia la sociedad planetaria con la que muchos soñamos.

Anuncios

Read Full Post »

Barack Obama, estudiante adolescente en Honolulu, con sus abuelos maternos Madelyn y Stanley Dunham

Barack Obama, estudiante adolescente en Honolulu, con sus abuelos maternos Madelyn y Stanley Dunham


El acontecimiento de la semana es, sin duda, la asunción de Barack Obama como presidente de los Estados Unidos de América.
El primer presidente negro, en una nación que esclavizó a todos los de su raza hasta hace sólo 140 años.
Sin embargo, lo que constituye de verdad un hito en la historia norteamericana, es que Obama provenga de una familia multirracial con muy diferentes orígenes.
La madre, una norteamericana descendiente de irlandeses y blanca “como la leche”, tal como la recuerda el propio Obama.
El padre, africano de pura cepa y moreno como un tizón.
Su medio hermana materna, indonesia y casada con un chino.
Obama tiene parientes de todos los colores y en todos los continentes.
Hay quien ha afirmado que su familia en una ONU en miniatura, la avanzadilla del mestizaje que traerán aparejados, seguramente, la globalización y las migraciones masivas de nuestro tiempo.
Me atrevo a opinar que Barak Obama es, no sólo el resultado de esta mezcla étnica, sino también el fruto de las tres mujeres más influyentes de su vida.
La primera fue su madre, la doctora en Antropología Ann Dunham, que lo hacía levantarse al alba para perfeccionar su gramática inglesa y quien le enseñó, al haber elegido a un marido africano y después a otro asiático, que todos somos iguales.
La segunda fue su abuela materna, Madelyn Payne Dunham, la inolvidable ‘Toot’, quien lo cuidó durante toda su adolescencia; la que, en palabras del mismo Obama, “lo quiso más que nadie en este mundo” y que falleció sólo dos días después de que su nieto hubiera sido elegido presidente.
La tercera es Michelle, su mujer, ‘su roca’, como la llama él, quien reconoce ser algo volátil.
Es Michelle quien le pincha los globos de la ensoñación, lo hace aterrizar y tocar el duro suelo de la realidad.
También la que lo obliga a sacar la basura, como todos los días, aunque acabe de ganar las elecciones presidenciales.
Barack Obama afirma que ha estudiado a fondo la vida y la obra de Franklin Delano Roosevelt, dejando claro, según lo recoge el diario La Vanguardia, que es su fuente de inspiración.
Este ejemplo lo ayudará, esperemos, a afrontar el tremendo reto que le espera, sobre todo la superación de la crisis económica mundial que recién comienza.
No sé si Barack Obama estará a la altura de las enormes expectativas que ha despertado en todo el mundo.
Tampoco sé si, aunque él quiera hacerlo, lo dejarán trabajar ‘los intereses creados’, esas tenebrosas fuerzas que acechan en la oscuridad.
Aunque sólo cometa la mitad de los errores perpetrados por George Bush, muchos estarán dispuestos a crucificarlo.
Lo que sí es seguro es que sus genes tan variados y la influencia de esas tres mujeres que le inyectaron sus valores femeninos lo iluminarán para actuar con generosidad, sensibilidad, compasión y humanidad.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: