Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘madre’

“Menos tu vientre, todo es oscuro. Menos tu vientre claro y profundo.” (Miguel Hernández)

“Menos tu vientre, todo es oscuro. Menos tu vientre claro y profundo.” (Miguel Hernández)


Desde sus comienzos la humanidad adoró la fuente de la vida humana, la misma que originaba toda la existencia animal y vegetal, bajo la forma de la Gran Diosa Madre, la Dadora de Todo.
Los hombres y las mujeres primitivos se reconocían, a ellos y a su entorno, como partes de un todo que era la naturaleza, que a su vez era parte de un todo que era el cosmos.
Se trataba a la naturaleza con respeto y maravilla, por ser la suprema manifestación del gran misterio de la vida y de la muerte.
Con temor y admiración los primeros humanos contemplaban cómo el prodigioso milagro de la vida humana surgía de las profundidades del vientre de la mujer.
Con el tiempo, estos seres inocentes comenzaron a albergar temores.
Tal vez el sol no saldría mañana….
Quizás la primavera no regresaría a cubrir de brotes tiernos las ramas desnudas de los árboles y éstos no se cubrirían de frutos…
Comenzaron, entonces, a practicar rituales con el fin de asegurarse la buena voluntad de la Diosa y su exhuberante generosidad.
Para honrarla, celebraron grandes fiestas donde hombres y mujeres copulaban frenéticamente, orgías colectivas donde el acto sexual era el protagonista, como símbolo de la fecundación de la Madre Naturaleza.
Pasaron los años y surgió otra modalidad religiosa, la prostitución sagrada.
Ésta obligaba a las doncellas vírgenes a servir como sacerdotisas-prostitutas durante cierto número de años en el templo de la Diosa, para preservar el sagrado misterio de la fecundidad en la memoria de los hombres.
Tiempo después estas costumbres también se perdieron y surgió, entonces, la idealización del héroe, del guerrero que con la fuerza de su brazo, a golpes de espada y con férrea voluntad, podía cambiar el rumbo de los acontecimientos.
La admiración callada por el milagro de la vida fue reemplazada, poco a poco, por el temor a la jerarquía autoritaria y a la soberanía de la voluntad.
El cuerpo de la mujer dejó de ser el sagrado templo de la vida para cosificarse en un objeto placentero, un juguete para el espasmo egoísta de un minuto y la satisfacción de la dominación instantánea.
Sin saberlo, el varón calmaba así sus más profundos temores ante el enorme misterio de la existencia.
Si dominaba a la mujer, controlaba la vida.
Si poseía ese vientre todopoderoso que lo había expulsado y que podía volver a devorarlo, estaba a salvo de la muerte.
Así nacieron actividades tan tristes y tan alejadas de la dignidad humana como lo son la pornografía y la prostitución.
Para recuperar nuestra alma y nuestra unidad con el cosmos, debemos regresar a los valores dictados por nuestra intuición más esencial.
Y recordar que todo lo que denigre el cuerpo de la mujer, ese sagrado templo de la vida, constituye un crimen de lesa humanidad contra nuestra más intrínseca naturaleza.

Anuncios

Read Full Post »

Marie-Laure (36 años) con sus hijos Julie (11), Thibaud (9), Mathieu (5) y Margot (2), en la portada del libro

Marie-Laure (36 años) con sus hijos Julie (11), Thibaud (9), Mathieu (5) y Margot (2), en la portada del libro


Durante las últimas semanas el público británico ha seguido con sincera compasión pero con un morbo creciente, la agonía de la estrella mediática Jade Goody.
Esta joven mujer que saltó a la notoriedad hace siete años cuando concursó en el Gran Hermano de Gran Bretaña, es ahora una enferma terminal de cáncer.
Con el fin de asegurar el futuro de sus dos hijos pequeños, de 4 y 5 años, Jade no sólo ha aceptado conocer el diagnóstico definitivo de su mortal enfermedad frente a las cámaras sino que también se ha bautizado y casado en directo, con lo que ha conseguido ganar una considerable cantidad de dinero.
Ahora, ya en sus días finales, Jade está por celebrar su próxima partida con una gran fiesta. Por supuesto, televisada en directo.
Mientras tanto, en Francia, otra joven madre de 36 años, Maríe-Laure Picat, también se enfrenta a un cáncer terminal.
Marie-Laure, deshauciada desde hace un año, se ha mantenido viva para luchar por sus cuatro hijos de entre 11 y 2 años.
Temiendo que, a su muerte, los hermanitos serían dispersados en diferentes orfanatos y familias de acogida, Marie-Laure ha buscado y encontrado una familia de su propio pueblo, Puiseaux, que reúne todas las cualidades y que desea acoger a los pequeños.
El problema lo presenta la ley francesa, que prohibe la acogida de más de 3 niños.
Tal ha sido la presión mediática que ha ejercido Marie-Laure sobre las instituciones durante los últimos meses, que hasta el Presidente Nicolás Sarkozy se ha visto obligado a intervenir.
Como en una película de Hollywood, el inefable Sarkozy, que tiene vocación de superhéroe, no sólo eliminó las barreras administrativas sino que también invitó a toda la familia Picat a pasar las Navidades en el Palacio Presidencial del Elíseo.
Ya en la recta final de su enfermedad, Marie-Laure acaba de publicar un libro, El coraje de una madre, escrito con la colaboración de la periodista Anne Berthod, en el que describe su lucha y que quiere sea un legado para sus hijos.
Si bien no le han faltado críticos a Jade Goody por considerarla una exhibicionista y una adicta a la fama, comparándola desfavorablemente con Marie-Laure Picat, como si fueran la cara y la cruz de una misma moneda, desde mi punto de vista sólo puedo ver a dos madres sencillas que salieron de su anonimato, cada una de la manera que pudo, para protagonizar un conmovedor último acto de amor y protección hacia sus retoños

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: