Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘futuro’

Estamos viviendo un momento único, mágico, en la historia, sólo comparable a cuando los copistas del Medioevo se toparon con la invención de la imprenta.

Es la primera vez que la información, el conocimiento y la cultura están al alcance de cualquiera que esté conectado a Internet.

Las conclusiones de la física cuántica, difíciles de digerir, nos dicen que todos formamos parte de un mismo ser, que la materia no existe si no es observada, que los procesos físicos son sólo probables y ocurren en la medida en que son observados, que la suma de experiencias humanas engrosa una conciencia universal …

Inevitable recordar a Teilhard de Chardin, quien predijo que la humanidad avanzaba hacia el Punto Omega, «una colectividad armonizada de conciencias, que equivale a una especie de superconciencia. La Tierra cubriéndose no sólo de granos de pensamiento, contándose por miríadas, sino envolviéndose de una sola envoltura pensante hasta no formar precisamente más que un solo y amplio grano de pensamiento, a escala sideral”.

¿Hablaba de la Red?

Al mismo tiempo, estamos asistiendo al estrepitoso fracaso del neoliberalismo. Porque no se puede seguir produciendo sin freno en un planeta de recursos limitados, con una población envejecida, con puestos de trabajo inestables y mal pagados.

Sabemos que estamos viviendo el final de una época, pero todavía desconocemos todo sobre la que viene.

Paul Mason, editor económico del canal británico Channel 4, afirma que la edad de oro del capitalismo en el mundo desarrollado se acaba.

En su libro “Postcapitalismo” advierte que las actuales tecnologías de la información son incompatibles con el capitalismo, en el que ningún producto puede ser gratuito.

El cambio ya ha comenzado, a medida de que nuevos tipos de economía (como la colaborativa) van sustituyendo paulatinamente a los dictados del mercado.

Poco a poco se van tejiendo redes como las que facilitan comprar y vender artículos usados, ofrecer el coche para viajes compartidos e intercambiar las viviendas para vacaciones. Surgen las monedas paralelas y los bancos de tiempo.

En su libro “La sociedad de coste marginal cero”, el futurólogo Jeremy Rifkin profetizaba que el capitalismo sería sustituido por el “procomún colaborativo”, un modelo económico en el que el capital social será más importante que el financiero, en el que compartir será más importante que competir, en el que los mercados perderán importancia ante las redes que conectan a miles de millones de personas y cosas y en el que los consumidores se convertirán en fabricantes de energía y bienes, en “prosumidores”.

Una sociedad sostenible en la que todos dispondremos de energía libre y gratuita, gracias a las placas solares en cada tejado; en la que los residuos se reciclarán en su totalidad y  las materias primas se aprovecharán al máximo.

Por su parte, Zygmunt Bauman, autor de “En el mismo barco” y padre del concepto “modernidad líquida” (porque considera que vivimos en una sociedad en la que se licúan todos los valores sólidos de antes: religión, familia, pareja, trabajo para toda la vida) predice que, en el futuro, todo el trabajo será automatizado y que el mundo, como una gigantesca cooperativa, distribuirá los recursos para que todos sus habitantes seamos mantenidos con vida.

En lo que coincide con Paul Mason, quien asegura que “una renta básica para todos es imprescindible”.

Ya Karl Marx, en 1858, imaginó en su libro “El Fragmento en las Máquinas” un mundo en el que el trabajo de las máquinas sería producir y el de los hombres sería sólo el de supervisarlas.

Y profetizó que la información sería almacenada y compartida en un “intelecto general”, la mente de todos conectada por el conocimiento social, en el que cada mejora beneficia a todos.

¿La Red, otra vez?

La mujer, como agente de cambio, está llamada a ejercer un rol protagónico en esta transformación de paradigma. Desde siempre se ha sentido identificada con la acción fluida, horizontal, de cooperación, que es uno de los pilares del ecofeminismo  y que se contrapone a los estamentos del poder patriarcal, rígidos, jerárquicos y verticales.

Por lo que la sociedad que se está perfilando será, seguramente, más femenina, más colaborativa, ecológica, tecnológica y solidaria.

Del 19 al 22 de abril se reunirán en Málaga, España, más de 400 expertos y varias organizaciones representativas de las nuevas economías en el Foro Global de Nueva Economía e Innovación Social (NESI).

Su objetivo es co-crear una narrativa común hacia una Nueva Economía centrada en las personas y orientada hacia el bien común, para que sirva de hoja de ruta a los gobiernos y las empresas.

Como se afirma cada año con optimismo en el Foro Mundial Social , “otro mundo es posible”.

Estamos al principio del camino…

 

 

Read Full Post »

Imagen

El año pasado, Malala Yousafzai, de 15 años, era una estudiante aventajada del Valle de Swat, Paquistán.

A pesar de que los talibanes que controlaban la región habían prohibido la educación de las niñas, Malala, desde su blog, defendía desde los 11 años el derecho de las mujeres a aprender.

Una mañana que iba a la escuela fue abordada por un terrorista que le descerrajó varios tiros en la cara y el cuello. Malala quedó en estado crítico. Trasladada a Birmingham, Reino Unido, para su tratamiento y seguridad, la niña tuvo que sufrir varias intervenciones quirúrgicas para reparar los daños causados por los proyectiles. En una de ellas los médicos tuvieron que cubrir el gran agujero abierto en su cráneo con una placa de titanio.

La animosa Malala, milagrosamente viva y con su capacidad intelectual intacta después de múltiples cirugías cerebrales, ha conservado, como recuerdo de su batalla por la vida, el pedazo de cráneo que le extirparon.

Cuando volvió a clase en una escuela de Inglaterra, la adolescente exclamó: “Volver al colegio me hace muy feliz. Mi sueño es que todos los niños en el mundo puedan ir a la escuela, porque es su derecho”.

Su caso dio la vuelta al mundo, causando oleadas de apoyo y adhesión en todas partes. Ha sido galardonada con decenas de premios internacionales y ahora le ha sido concedido el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia, el más importante de la Unión Europea. También este año aspiraba al Nóbel de la Paz 2013, la nominada más joven de la historia.

El pasado 12 de julio, día en que Malala cumplía 16 años, pronunció un discurso ante las Naciones Unidas en Nueva York: “Pensaron que las balas nos iban a silenciar, pero fracasaron. Y luego, a partir del silencio, surgieron miles de voces”.

Hace unos días ha aparecido su autobiografía Yo soy Malala, cuyos derechos se destinarán a la Fundación Malala, que becará a 40 niñas paquistaníes para que prosigan sus estudios. “Que estas 40 niñas se conviertan en 40 millones”, anheló Malala.

Bajo el lema: “En estos momentos, 250 millones de niñas en el mundo viven en la pobreza. Y, sin embargo, ellas son la fuerza más poderosa para cambiar el planeta” el movimiento Efecto Niña, auspiciado por las fundaciones Nike, NoVo, Coalición de las Naciones Unidas para las Niñas Adolescentes y el Plan Internaciona (impulsor de la celebración del Día Internacional de la Niña cada 11 de octubre y de la campaña “Por Ser Niña”) busca acabar con la doble discriminación –género y edad- que sufren millones de pequeñas en todo el mundo.

¿Por qué se habla de niñas y no de niños? Porque las niñas tienen tres veces más probabilidades que los varones de ser asesinadas, abandonadas, esclavizadas, mutiladas y violadas, de convertirse en niñas-esposas, analfabetas ó mendigas.

En escalofriantes cifras de la Unicef, en la actualidad y de manera anual:

. 100 millones de niñas desaparecen por feticidio ó abandono

. 14 millones de niñas son forzadas a casarse y a quedar embarazadas

. 140 millones de niñas han sufrido mutilación genital (y la cifra aumenta en 2 millones cada año)

. el 50 por ciento de las agresiones sexuales se dan contra niñas menores de 16 años

Ahora es, entonces, cuando el ejemplo de Malala nos recuerda que la llave de la libertad de esas futuras mujeres ha sido, es y seguirá siendo, el acceso a la educación. Sólo la educación logrará que ésta sea la hora de las niñas.

Una sola mujer educada en una comunidad primitiva produce “el Efecto Niña”, es decir, instruye, educa y se convierte en ejemplo para las otras mujeres. Una mujer educada será la madre de una familia educada, será el espejo donde se mirarán no sólo sus hijas sino las amigas de sus hijas y las hijas de sus hijas.

Escolarizar a las niñas es romper esa barrera amasada con siglos de sumisión, ignorancia y marginalidad que separa a las mujeres de los hombres en los países donde aquellas son menospreciadas.

Una mujer educada ya no baja la cabeza y mantiene su dignidad y su igualdad frente a cualquiera.

Hace poco, un periodista británico entrevistó a Malala y le preguntó qué haría si un asesino talibán se presentara ante ella otra vez.

“Le hablaría de lo importante que es la educación”, contestó Malala. “Y que quiero educación incluso para sus hijos. También le diría: ‘Eso es lo que quiero decirte, ahora haz lo que quieras’”.

Read Full Post »

Stéphane Lacroix y James Alcime


Estamos viviendo una época crucial en la que habrá que tomar decisiones determinantes para todas las generaciones futuras.
Por un lado, la crisis económica y energética global que estamos atravesando y que sabemos se debe al agotamiento del actual sistema económico, al que hay que cambiar por otro más justo y sostenible.
Por otro, el fenómeno de la imparable expansión de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) y su tremendo impacto sobre todo entre los jóvenes, que les permite participar y opinar desde las redes sociales sobre las grandes cuestiones, practicando así plenamente una incipiente democracia planetaria e involucrándose en la responsabilidad y el derecho a decidir.
Desde Haití, ese pequeño país centroamericano que fue el primero en alcanzar la independencia (humillando de paso a los soberbios ejércitos napoleónicos) y que recientemente se ha visto afectado por uno de los terremotos más destructores y más tarde por el cólera, tan castigado que podría haberse replegado sobre sí mismo para entregarse al sufrimiento pero que no se ha rendido, ha surgido una iniciativa noble y esperanzadora.
Dos jóvenes universitarios haitianos, James Alcime y Stéphane Lacroix, inspirándose en la fuerza de las redes sociales, han formado una asociación virtual, Voices of Future (Voces del Futuro), para convocar a la juventud del planeta a aunar esfuerzos con la intención de construír un mundo mejor.
Ambos habían observado que cada año se celebran con mucho éxito numerosas conferencias, foros y cumbres de jóvenes de todo el mundo con los más diversos propósitos. Pero que, sin embargo, no se tienen en cuenta a estos jóvenes, los protagonistas del futuro, a la hora de tomar decisiones que les afectarán enormemente, como son las que atañen a la erradicación de la pobreza o a la lucha por una economía sostenible.
VOF (Voices of Future) pretende ser esa plataforma de encuentro de los líderes del mañana en el mundo, donde tengan la oportunidad de participar en el debate público y opinar sobre temas globales.
Una plataforma digital que es el medio más acertado, en vistas del éxito de las redes sociales; un portal lanzado con el objetivo de comprometer a los jóvenes en la tarea de generar ideas y soluciones sobre los grandes temas presentes y futuros de la población planetaria, como lo son el cambio climático, la planificación urbana, la calidad de vida, el negocio global y la salud.
Elegido por la JCI (Cámara Junior Internacional) como uno de los jóvenes haitianos más destacados del año 2009, James Alcime, co-fundador y presidente de VOF, es un estudiante de comercio internacional que también se desempeña como escritor y editor.
Creador de la YCA (Youth Caribbean Alliance Forum), James también ha asistido a la Young World Summit en Londes y hoy se desempeña activamente en la reconstrucción de Haití.
VOF cuenta ya con una Junta de Representantes de veinte países diferentes y un Consejo Asesor Senior.
Según James, el verdadero propósito de VOF es: “Que nuestras voces se oigan”, lo que es todavía más importante en los países en vía de desarrollo.
Por su parte, Stéphane Lacroix, co-fundador y director ejecutivo de VOF, es un veterano periodista haitiano que ha trabajado en los más diversos medios como TNH (Televisión Nacional Haitiana), Radio Metropole Tropic FM, Radio Télé Eclair y muchos otros.
Asimismo presentador de televisión y radio, Stéphane fue durante dos años el portavoz del CEP (Concejo Electoral) y es actualmente un especialista en tecnologías digitales, presidente del grupo Unimédia y colaborador de la organización no-gubernamental Usaid.
Ambos desean que VOF se transforme en un medio para que la juventud planetaria pueda aunar esfuerzos con el fin de crear acciones positivas. Pero también para alentar a los jóvenes a dejar oír su voz y para asegurarse de que estas voces sean tenidas en cuenta a la hora de tomar decisiones globales.
“Somos la nueva generación”, afirman, “y podemos cambiar el mundo”.
VOF utilizará no sólo la energía juvenil sino también el verdadero poder de la comunicación global para lograr los cambios necesarios y ocasionar un impacto positivo en las respectivas comunidades.
Como lo afirma el propio James Alcime: “Representamos a la generación que puede cambiar el curso de los acontecimientos y construír un mundo mejor”.
Este año VOF estará presente, en agosto, en la Asamblea de la Juventud de las Naciones Unidas en Nueva York; en septiembre en el encuentro One Young World en Zurich; en junio en el Ambassadors Forum de la Francophonie of the Americas en Montreal y en la final de la TIC Americas Competition en El Salvador.
VOF, una forma pacífica de ciberactivismo, ya cuenta con entusiastas jóvenes seguidores de todo el mundo, gotas que se suman a una corriente encauzada en una misma vertiente y animada por el mismo espíritu solidario e integrador.
Como dice una de ellos, en el vídeo grabado para conmemorar los primeros 100 días de VOF:
“El deseo de una sola persona es solamente un deseo, el deseo de muchos puede torcer el rumbo del mundo”.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: