Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12 diciembre 2016

vandana1

Cuando los ingleses colonizaron la India descubrieron el maravilloso tesoro forestal de sus interminables bosques.

Y entonces comenzó la tala indiscriminada de árboles para la insaciable industria maderera, regenteada después por los propios indios.

Hasta que, en la década de 1970, comenzaron a verse las desastrosas consecuencias de la deforestación: los arroyos desaparecían, se producían grandes inundaciones con desprendimientos de tierras, las sequías se agravaban y había una mayor escasez de combustible y de alimento para el ganado.

Las campesinas indias, humildes y analfabetas, sabían bien que los bosques eran los que les proveía de todo lo necesario para el sustento: el agua, la comida, el combustible, el forraje y las medicinas.

Por lo que decidieron abrazarse a los árboles para evitar que los cortaran…

Y se enfrentaron con las manos desnudas a los poderosos intereses económicos de la, hasta entonces, principal industria de la India. También chocaron con sus maridos, que se quedaban sin sus principales ingresos.

Los funcionarios forestales las intimidaron y presionaron para que abandonaran su protesta. Les dijeron que eran unas tontas ignorantes,  pero ellas respondieron cantando juntas:

¿Qué dan los bosques?

Dan agua, tierra y aire puro.

Sustentan la Tierra y todo lo que ella da…”

Así nació el movimiento Chipko, que significa “abrazo”.

En 1978, unas devastadoras inundaciones demostraron que las mujeres Chipko habían tenido razón. Y en 1981 el gobierno prohibió la tala de árboles. Poco después, el movimiento Chipko, ya organizado, inició una campaña masiva de plantación.

Observando atentamente lo que pasaba, una joven universitaria que estudiaba física nuclear decidió unirse a las Chipko y se convirtió en una de sus principales activistas. Era Vandana Shiva.

Más tarde, Vandana compaginó su brillante carrera con la tarea de luchar por sus ideales. Física, filósofa y escritora, pionera del ecofeminismo, directora y fundadora de la Fundación para la Investigación de la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente, galardonada con el premio Nobel Alternativo en 1993, Vandana Shiva recorre el mundo dando conferencias a favor de la paz  y del cuidado de la vida.

El ecofeminismo, del que es abanderada, representa la convergencia entre la ecología y el feminismo, una síntesis tan antigua como la vida misma. Desde siempre las mujeres han estado a cargo de las tareas del cuidado y del mantenimiento de la vida.

Por eso Vandana Shiva se aleja del concepto feminista tradicional que pretende el “empoderamiento” de las mujeres. El control del poder es un concepto patriarcal, asegura, que se basa en la dominación de la naturaleza y de los seres débiles: mujeres, niños y animales.

Puntualiza: “La globalización es el clímax final del capitalismo que se va extendiendo, que alcanza sus límites. El capitalismo es racista y patriarcal, tiene miedo a todo lo que está vivo y es libre en sus propios términos: una abeja, una mariposa, un niño, una mujer, un hombre. La libertad le resulta amenazante y quiere aprisionarla.  Somete a las mujeres, acobarda a los niños, fumiga los insectos.  Si no lo frenamos, el patriarcado destruirá el planeta”.

Basado en la llamada “Nueva Ciencia” (la microbiología, la física cuántica, la cibernética, la teoría de sistemas y la teoría del caos) el ecofeminismo proporciona una visión más holística del cosmos, más próxima a la cosmovisión indígena, que concebía a la tierra y al universo como un tejido interconectado.

La Gaia griega, la Pachamama americana, la Diosa Madre de los minoicos , que está viva, nos contiene y nos sustenta…

Según el ecofeminismo el patriarcado y su sistema de jerarquías someten, explotan y aniquilan de la misma manera a la tierra y a la mujer. Por lo que propone una alternativa: la biocivilización, que reconoce los derechos de todas las especies y los derechos de la naturaleza.

“La tierra está viva , es sagrada y es la conexión entre todos los seres vivos”.

Vandana Shiva ha percibido que las mujeres campesinas están profundamente ligadas a los ritmos y ciclos de la naturaleza, que comprenden y respetan. Por lo que poseen conocimientos y habilidades muy valiosos para la construcción de la paz.

“Las mujeres producen, reproducen, consumen y conservan la biodiversidad, son las guardianas de las semillas desde tiempos inmemoriales. Generación tras generación, durante miles de años, las mujeres han sido las parteras de la agricultura. ¡Y ahora nos piratean las semillas! Grandes corporaciones como Monsanto las modifican y las patentan…”

Sonríe y agrega:

“Pero somos valientes. Cada vez que flaqueo, pienso en aquellas que abrazaban los árboles y me vuelve la fuerza. ¿De dónde viene esa fuerza? De la hierba que piso, de la Tierra misma. El poder de la naturaleza está en nosotras”.

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: