Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 julio 2009

jovenesdioses
Al finalizar esa azarosa etapa de la vida que es la adolescencia, cuya travesía equivale a transitar por una zona pantanosa plagada de misterios y peligros, recalamos en un valle mágico, soñado: la veintena.
¡Ah, los veinte años!..
Esos veinte años repletos de promesas…
Los veinteañeros (lo recordamos muy bien) miran con desprecio a los menores de esa edad. Claro, acaban de pasar por eso y conocen perfectamente sus incertidumbres y sus inseguridades. Que ellos han superado, naturalmente.
El joven (o la joven) de veinte años ya no tiene granitos en la cara, ha elegido su futura profesión, ya no le teme a sus padres, conoce su cuerpo y lo usa.
Es la edad de oro del organismo, la plenitud física, la cumbre del desarrollo corporal.
Nunca fueron, ni volverán a ser, tan bellos, tan sanos, tan fuertes, tan enérgicos.
El futuro se abre ante ellos, ofreciéndoles el más amplio abanico de posibilidades.
A los veinte años, todo es posible. Premios de belleza, becas de estudio, trofeos deportivos, amores inolvidables.
La capacidad de soñar, de amar, de imaginar, está todavía intacta.
Es por eso, quizá, que también compadecen a los ‘veteranos’, los de más de treinta años, a los que encuentran un poquito cómicos.
¡Cuántos temores, cuántas quejas, cuántos problemas se hacen por todo!
Si la vida es tan fácil…
Y el que lo dude, no tiene más que preguntarle a un veinteañero.
Él (o ella) le explicará con absoluta seguridad cómo son las cosas.
Qué hay que comer, cómo hay que criar a los hijos, qué se debe hacer para conservar una pareja feliz toda la vida…
Ellos lo saben todo.
Tienen la juventud eterna de los dioses, ya que jamás se plantean la idea de la muerte. Eso es para la gente muy, muy vieja. Para llegar a ella faltan como ochocientos años, una eternidad…
Después, los meses y las estaciones se suceden.
El tiempo comienza a pasar, también para ellos, los jóvenes dioses.
La arrogancia, esa orgullosa armadura que brillaba al sol cuando partieron, comienza a mellarse bajo los golpes de la vida.
Una que otra desilusión. Algún amor contrariado. Una traición. La muerte de un amigo…
A partir de los veinticinco comienzan a desplegarse las defensas: “Jamás seré como tu amiga Silvia, ni cuando tenga cuarenta”; “No pienso ser un mediocre como mi papá”; “Yo jamás me divorciaré”…
Sí, chicos, vosotros también os arrugaréis, fracasaréis, os aburriréis y os divorciaréis, sufriréis y os moriréis.
Pero por cada arruga habrá un beso y por cada nube un rayo de sol.
Así es la vida.

Anuncios

Read Full Post »

brujas3
Hemos crecido escuchando cuentos infantiles donde la gran malvada era la bruja.
En La Bella Durmiente la bruja consumaba su venganza durmiendo a todo el mundo durante cien años. En Blancanieves intentaba envenenar a su hijastra con una manzana envenenada. En Hansel y Gretel atraía a los niños dentro de su casita de chocolate para comérselos crudos…
Brujas, hechiceras, meigas o chamanas, las mujeres con poderes extraordinarios siempre han sido señaladas como encarnaciones del Mal, un peligro para el resto de los mortales.
Se les han atribuído pactos con el Diablo, sexo con demonios (íncubos y súcubos), la práctica de la magia negra, vuelos sobre palos de escoba, la capacidad de causar maleficios de todo tipo y también la de transformarse en animales, especialmente lobos o gatos negros.
Ya en el Antiguo Testamento, en el capítulo del Éxodo, se prohibía específicamente la brujería y se ordenaba que se la castigara con la pena de muerte mediante unas tremendas palabras: “A la hechicera no la dejarás que viva”…
Ese odio al poder femenino alcanzó su paroxismo durante las fanáticas cazas de brujas que tuvieron lugar por toda Europa durante la Edad Media, entre los siglos XV y XVIII.
Se creía que las brujas celebraban reuniones nocturnas en los bosques llamadas ‘aquelarres’, en las que adoraban al Demonio besándole el ano (Osculum infame).
Éste las recompensaba, entonces, imponiéndoles su marca y otorgándoles drogas mágicas con las que celebrar sus hechizos.
Durante estos aquelarres, también se afirmaba que las brujas realizaban ritos demoníacos que suponían una inversión sacrílega de los ritos cristianos, como recitar el Credo al revés, consagrar una hostia negra o dar la bendición con un hisopo negro.
Estas mujeres poseídas supuestamente realizaban, como corolarios de sus reuniones, opíparos banquetes (algunos con carne humana), seguidos por frenéticas orgías sexuales.
Las ceremonias requerían, según los acusadores, el asesinato de niños pequeños, así como otros sacrificios humanos.
La caza de brujas se originó a partir de la creación de la Inquisición, un tribunal eclesiástico concebido por el Papado para combatir la herejía, pero que, a partir del siglo XIV, se dedicó con especial ahínco a perseguir a las posibles brujas, logrando sus confesiones mediante atroces torturas.
Hubo más de 100.000 procesos y unas 60.000 ejecuciones probadas de mujeres consideradas brujas (casi todas fueron quemadas vivas en la hoguera), aunque algunas fuentes creen que la cifra real puede duplicarse o triplicarse.
Cualquier mujer que se destacara por su belleza, o por su capacidad de seducción, o por su inteligencia o por sus conocimientos sobre hierbas medicinales, podía ser acusada -y juzgada- como hechicera.
El revisionismo histórico que llegó con el siglo XX puso las cosas en su lugar.
Entre 1921 y 1954 la antropóloga inglesa Margaret Murray expuso en tres libros una teoría en la que demostraba que la brujería derivaba de una antigua religión neolítica, panteísta y matriarcal.
Los ritos de fertilidad prehistóricos para lograr que la naturaleza no muriera en el invierno y concediera buenas cosechas en el verano incluían orgías sexuales y sacrificios humanos (para que la sangre derramada fertilizara la tierra).
Hay acreditados autores que atribuyen a este antiquísimo rito, en que un joven dios era sacrificado para salvar las cosechas, el origen del dogma cristiano del sacrificio de Jesús en la cruz para redimir los pecados.
Es España el último juicio a la brujería tuvo lugar en Zugarramurdi, Navarra, a finales del siglo XVII.
Los inquisidores se encontraron con el problema de que había varios miles de mujeres acusadas de brujería.
Si todas resultaban condenadas ¿cómo quemar vivas a tantas?
Dirimieron la cuestión declarando que ninguna de ellas tenía pactos con el Diablo.
A partir de entonces, ya ninguna otra mujer fue enviada a la hoguera.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: