Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 septiembre 2008


Abro cualquier diario importante y leo en las páginas traseras algunos de los anuncios de contactos sexuales:
“Madre e hija demostrable, nos da morbo compartir la cama contigo, disfruta con nosotras”.
Otro: “Colegiala de 18 años, te recibo sin braguitas”.
Un tercero: “Hago francés, griego, lluvia dorada, beso negro, 69”.
Y muchos más, crudamente explícitos, que me resultan absolutamente irrepetibles.
El semanario Alba ha publicado este viernes un revelador informe acerca de las altas cifras que los diarios españoles ganan gracias a los anuncios de prostitución y sexo.
Afirma que el diario El País es el periódico español que más gana en ese concepto, con cantidades que rondan los cinco millones de euros.
El País y El Mundo son los diarios más importantes de España y también los que más anuncios sexuales venden.
No se quedan atrás La Vanguardia, ABC, La Razón y el muy progresista El Periódico de Catalunya, ya que cada uno de ellos llega a embolsarse hasta 30.000 E diarios con los eufemísticamente llamados “anuncios de contactos”.

Los únicos tres periódicos que no aceptan publicarlos son Público, 20 Minutos y ADN.
La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, entregó este martes (“Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres”) a diferentes organizaciones las líneas de trabajo del Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual.
El informe en el que se inspiró este Plan Integral fue aprobado el 13 de marzo de 2007 por la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer y de la Igualdad de Oportunidades del Congreso de los Diputados.
Allí se afirmaba que tan sólo el 5% de las prostitutas ejercen su oficio voluntariamente.

Entre las “recomendaciones dirigidas al Gobierno” recogidas en esa ponencia se pedía erradicar los anuncios de contactos de la prensa diaria, ya que son reclamos que constituyen una invitación a la prostitución controlada por las mafias.
Sin embargo, la Ministra de Igualdad desoyó la recomendación: el borrador de su propuesta contra el comercio sexual no contiene medida alguna contra los anuncios de prostitución en la prensa nacional.
Lourdes Muñoz Santamaría, una diputada socialista catalana que participó en la Comisión Mixta, dijo ante las cámaras de televisión con amargura: “Claro, no se podía tocar ese tema, hay demasiado dinero en juego”.
La prostitución es el segundo negocio mundial más lucrativo, tras el tráfico de armas y antes que el tráfico de drogas.
Según estimaciones de Naciones Unidas, este “negocio” reporta anualmente unas ganancias de entre 5 y 7 billones de dólares en todo el mundo. Para alimentarlo, se compran y venden unos 4 millones de mujeres y niñas al año.
En España, el consumo sexual de mujeres genera a los proxenetas más de 18.000 millones de euros anuales.
En nuestro país ejercen a tiempo completo o parcial 300.000 prostitutas, para complacer a más de un millón y medio de clientes, en un millar de burdeles censados.
Casi todas las mujeres son inmigrantes extranjeras.
Algunos ya llaman a España, “el burdel de Europa”, ya que los servicios sexuales vienen incluídos en la oferta de ocio y vacaciones.
Tal como lo reconoce la Organización de las Naciones Unidas, la prostitución es en la actualidad una forma de esclavitud y constituye un gravísimo atentado a la dignidad de la mujer.
Me vino a la memoria un reportaje de denuncia publicado, justamente, en El País Domingo, el 29 de mayo de 2005, que se titulaba: “En España se subastan esclavas”.
Para ser coherentes con nuestra política de Derechos Humanos deberíamos erradicar cuanto antes este vergonzoso márketing de la prostitución.

Read Full Post »


Una de las noticias que ha ido creciendo en proporciones durante la semana ha sido la de los bebés chinos envenenados con leche en polvo contaminada con melamina.
Los afectados ya ascienden a 53.000, de los cuales 4 han muerto y 13.000 permanecen hospitalizados.
La Unión Europea se ha apresurado a aclarar que no existe ningún peligro de entrada de esta leche contaminada en la región, puesto que los Veintisiete no importan productos lácteos desde China.
Hasta aquí podemos respirar tranquilos.
Pero hay también otras noticias inquietantes aparecidas estos días sobre el tema, esta vez en casa.
En Turín, en el norte de Italia, se acaban de decomisar 18 toneladas de alimentos congelados (setas y pescado). Habían caducado hacía más de un año, pero les cambiaron la etiqueta con una nueva fecha de caducidad para reintroducirlos en el mercado.
También en Italia se han descubierto hace poco más de 25.000 litros de aceite de oliva falsificado, cuyas etiquetas tenían nombre de empresas inexistentes.
Lo que trae a la memoria de todos los españoles el trágico caso del síndrome tóxico que causó el aceite de colza desnaturalizado, que se cobró 1.200 vidas y dejó inválidas a más de 4.000 personas hace unos años.
También aquí en España, Diego Rivera, experto en tecnología alimentaria y miembro de la ONG Asociación Vida Sana, denunció hace tiempo en la Feria BioCultura de Madrid que “los chuches son venenos de colores” con los que se está emponzoñando a los niños.
Según Rivera, los colorantes sintéticos (hasta 17 en algunas golosinas de gamas cromáticas) y los aceites hidrogenados que las hacen elásticas y aún así comestibles, son los principales venenos.
“Las golosinas que los pequeños consumen casi a diario”, afirma, “son un amasijo de aditivos, saborizantes, colorantes y espesantes cancerígenos y alergénicos, que atentan peligrosamente contra su salud”.
Paradójicamente, es en los países más desarrollados donde se comete el mayor número de delitos contra la salud pública.
En Estados Unidos, 60 millones de personas son atendidas cada año en urgencias con síntomas claros de intoxicación alimentaria, de las cuales 9.000 fallecen.
En nuestro país, el Ministerio de Sanidad reconoce que, año tras año, cerca de 15.000 personas resultan intoxicadas por el consumo de alimentos adulterados o en mal estado de conservación.
Otros males llevan los más variados nombres: aditivos y conservantes, alimentos transgénicos, carnes tratadas con hormonas, salmonelosis, botulismo, pesticidas y plaguicidas…
El caso de la leche china es tan sólo la punta del iceberg.
La inquietante realidad es que detrás de muchas enfermedades en el bien alimentado Occidente se encuentra la codicia de la industria alimentaria y la negligencia o la pasividad de las autoridades sanitarias.
La solución pasa por apoyar y consumir los alimentos ecológicos, producidos de manera orgánica y natural.
Claro que cuestan más caro, como todo lo artesano.
Pero nuestra salud -y nuestro paladar- nos lo agradecerán.

Read Full Post »


El pasado lunes 15 de septiembre ha sido llamado “el lunes negro” debido a la poderosa crisis económica que, a partir de ahí, se ha hecho evidente en todo el mundo.
Ese día, la Bolsa de Nueva York abrió con fuertes bajadas marcadas por la quiebra de Lehman Brothers (el cuarto mayor banco estadounidense), por la compra de Merrill Lynch por el Bank of America y por el anuncio de la posible quiebra de la mayor aseguradora del mundo, AIG (American International Group).
Si esto último sucediera, constituiría una verdadera catástrofe en EE. UU., por lo que ya se están tomando las medidas necesarias para evitarlo.
¿Qué está sucediendo en el plano internacional? ¿Cómo nos afectará a los españoles? ¿Qué repercusión tendrá sobre los inmigrantes que trabajan aquí?
Tal vez lo más evidente sea el resquebrajamiento del sistema capitalista global, hasta ahora responsable de la extraordinaria prosperidad de los países desarrollados y del crecimiento de los subdesarrollados.
Según el controvertido pero lúcido George Soros, la principal causa de la crisis es el hecho de que la globalización de la economía no ha traído aparejada una sociedad también global.
Por ejemplo, el derecho internacional y otras instituciones internacionales no han sido capaces de impedir guerras o un abuso a gran escala de los Derechos Humanos en algunos países ya no tan subdesarrollados.
Dice Soros textualmente: “Estamos en una economía global que no tiene sistemas de control globales. En consecuencia, esa economía global está fuera de control y dirigida por una especie de ideología denominada ‘fundamentalismo de mercado’”.
El mundo está en una situación de profundo desequilibrio en la que ningún Estado puede resistirse al poder de los mercados financieros globales.
Uno de sus principales efectos consiste en la desigualdad de recursos del planeta, cuyo mapa exhibe zonas de extrema riqueza en contraste con otras de extrema pobreza.
En España este agotamiento del modelo económico neo-liberal ha provocado el estallido de la burbuja inmobiliaria (junto con el turismo, los dos grandes motores de su economía) trayendo recesión y desempleo, que afecta ya principalmente a los inmigrantes.
Y como el hilo se corta siempre por lo más delgado, hace pocos días hubo dos opiniones desde los sectores más conservadores.
Una desde el gobierno, concretamente del Ministro de Trabajo e Inmigración Celestino Corbacho, quién afirmó que no habría más contrataciones de extranjeros en sus lugares de origen, aunque después matizó que se refería sólo a los contratos indefinidos y no a los temporales.
La segunda, desde la oposición, quien pretendió denunciar a través de su dirigente, Mariano Rajoy, que había 180.000 extranjeros cobrando el desempleo mientras que los ciudadanos andaluces debían emigrar en busca de trabajo, como hace muchos años.
¡Cómo si esos extranjeros, para poder cobrar, no hubieran cotizado durante bastante tiempo a la Seguridad Social, pagando los subsidios de otros españoles!..
Las crisis económicas suelen tener consecuencias sociales desastrosas.
Como cuando Adolf Hitler aprovechó la hiperinflación alemana de los años 20 para demonizar a los judíos y encaramarse en el poder.
El razonamiento de que los que vienen de afuera tienen la culpa de todos los males, así como la idea de convertirlos en el chivo expiatorio que hay que sacrificar pueden resultar muy persuasivos para las personas inseguras.
Afortunadamente la sociedad española está lo suficientemente madura como para hacer oídos sordos a los xenófobos y conservar su ecuanimidad durante la época de vacas flacas que se avecina.

Read Full Post »


Las Olimpíadas de Pekín y la tragedia de Barajas han sido, sin duda, los dos grandes acontecimientos del panorama informativo español en el verano de 2008.
¿Qué tienen ambos en común?
Detrás de la fachada espectacular de la organización china, esa bien aceitada máquina militar que ofreció a los admirados ojos del mundo una hospitalidad perfecta y unos atletas eximios, subyace la realidad de un gobierno dictatorial y el sórdido trasfondo de los intereses de la economía neo-liberal.
Conviene destacar la actitud timorata de la comunidad internacional ante China.
No importa que el régimen autoritario que gobierna este país condene a muerte cada año a miles de ciudadanos (entre ellos muchos disidentes políticos), ni que pisotee las libertades individuales de otros muchos millones, ni que avasalle a diversos pueblos, como el tibetano.
China le está disputando la supremacía mundial a los Estados Unidos en todos los órdenes y eso es lo único que le importa.
Con su economía floreciente, es una gran compradora en todos los mercados y nadie quiere enemistarse con ella.
No importa que no sea una democracia ni que represente la antítesis del espíritu olímpico. Pierre de Coubertin, el padre de los Juegos Olímpicos Modernos, soñó en 1896 con una competición deportiva bella y limpia.
Al estilo de la de los antiguos helenos, que habían unido cultura, sabiduría y deporte para fomentar la salud del cuerpo y de la mente en un clima de libertad y generosidad .
No importa, tampoco, que China desdeñe nuestros valores occidentales, entre ellos el respeto a los derechos humanos.
Recordé otras olimpíadas vergonzantes, las de 1936, cuando el atleta estadounidense de raza negra, Jesse Owens, humilló a Hitler al marcharse del palco en el estadio olímpico de Berlín durante los Juegos. Owens había ganado cuatro medallas de oro pero Hitler, quien se consideraba un ario puro, no quiso darle la mano a un negro que, para colmo, le había ganado a los mejores atletas alemanes.
El segundo acontecimiento, el del accidente de Spanair, también es un ejemplo de la tiranía del obligado crecimiento económico.
La compañía aérea tenía que multiplicar sus vuelos como fuera, aunque estuviera pasando por una mala racha económica (entre otras razones, por el encarecimiento del combustible) y no pudiera mantener los aviones como es debido.
La cancelación de un vuelo cuesta mucho dinero, demasiado, y a veces se evita tomar esta decisión, al extremo de hacer peligrar vidas humanas.
¿Hasta cuándo esta economía perversa seguirá obligándonos a claudicar todos nuestros valores, alcanzados con tanto esfuerzo?
El modelo económico capitalista se las ha arreglado, hasta ahora, para dar de comer a los casi 7.000 millones de personas que vivimos en el planeta.
Ante la triple crisis que nos asola, financiera, alimentaria y energética, habrá que ir buscando una manera alternativa de vivir, más humana y más serena.
Como decía Don Juan, el hechicero yaqui del libro de Carlos Castañeda: “Es mejor ser un lobo hambriento en el bosque que un perro gordo atado a una cadena”.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: