Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7 mayo 2008


Esta semana un terrible suceso conmovió a la sociedad española: en Santomera, una localidad de Murcia, un hombre de 35 años, en medio de un brote psicótico, había decapitado a su madre de 56 años y se había paseado por todo el pueblo con la cabeza bajo el brazo.
Sin duda, algo horroroso y estremecedor.
Pero me conmoví todavía mucho más unos días más tarde, cuando ví una entrevista que un programa televisivo de audiencia masiva le había hecho a la víctima, Teresa Macanás, en mayo de 2001, hace exactamente siete años.
En ella, Teresa decía que su hijo Angelo la golpeaba con frecuencia. Que le
estaba destrozando la existencia y que temía por su vida.
Y suplicaba por ayuda, ayuda que nunca llegó.
¿Qué falló para que nada, ni nadie la ayudara?
Convergen, en este doloroso y extremo caso, dos graves fallas en el sistema español.
Una es la falta de cobertura de la sanidad en caso de enfermedades mentales.
El recordado Ernest Lluch, cuando era ministro, cerró los manicomios e hizo bien, sin duda, porque eran inhumanos y tremendos recordatorios del pasado, cuando en Europa se consideraba a los enfermos mentales como a poseídos por el demonio a los que había que exorcizar.
Lo malo es que estos manicomios no se reemplazaron con psiquiátricos más bondadosos. Sencillamente, a partir de ese momento, no los hubo.
Los enfermos son ingresados sólo en casos de brote psicótico, fuertemente medicados por unas semanas y luego devueltos a sus hogares, donde se dedican a martirizar a sus familiares, especialmente a sus madres.
Y aquí nos tropezamos con la segunda falla.
¿Por qué las víctimas de los violentos, sanos o insanos, son casi siempre las mujeres?
Por su mayor vulnerabilidad.
Siempre es más fácil pegar o aterrorizar a una mujer, que suele echarse a llorar en lugar de devolver los golpes.
Existen carencias jurídicas, que ya señalábamos hace unos días, porque todavía la mayoría de los jueces tienen una mentalidad de tipo “religioso”, por lo que suelen aconsejar, tanto a las madres de los esquizofrénicos como a las esposas de los maltratadores, que “aguanten”, que “se sacrifiquen”, por no desunir a la familia.
Y desgraciadamente, en muchos casos, las mujeres obedecen.
Retiran la denuncia al marido energúmeno y admiten en casa al hijo desquiciado, para seguir recibiendo palos.
El sentido común nos dice que algo está mal, muy mal. Y que debemos corregirlo.
No habrá Ley Integral contra la Violencia de Género que valga mientras la sociedad, en forma de médicos o jueces, sigan exigiéndole a las mujeres esta resignación suicida.

Anuncios

Read Full Post »

guantanamo-espanol
En un fin de semana en el que el tema predominante de comentarios en la prensa ha sido el nuevo e igualitario gabinete de Zapatero con sus 9 ministras y 9 ministros (lo que es, verdaderamente, justicia de género), ha pasado casi desapercibida la noticia sobre una manifestación de protesta que fue convocada por distintas organizaciones para el sábado 12 de abril a las 18 horas, con el fin de pedir el cierre de los CIE (Centros de Internamiento para Extranjeros).
En uno de ellos, situado en Aluche, Madrid, unos 80 inmigrantes sin papeles mantienen una huelga de hambre desde el lunes 8, en rebelión por las condiciones infrahumanas en que están encerrados y el trato vejatorio que allí sufren.
Hasta ahora no se ha permitido el acceso de la prensa. Algunos hablan ya del ‘Guantánamo español’…
Los testimonios son espeluznantes.
Uno es el de Vicente Burgasí, un ecuatoriano de 40 años, deportado ya dos veces.
Vicente cuenta que la mayor parte del día la pasan encerrados y hacinados en las celdas (cada una con ocho personas) y que no les sacan ni cuando quieren ir al baño: “nos toca evacuar en la celda”, añade, “en bolsas plásticas o botellas”.
Al maltrato en el interior del CIE se suman las agresiones en el aeropuerto de Barajas, cuando los extranjeros están con un pie en el avión para ser deportados.
Vicente estuvo dos veces en Barajas. La primera vez opuso resistencia cuando estaba frente a la escalerilla del avión. Su castigo fueron golpes e insultos.
Para la segunda vez los agentes se prepararon mejor. Le quitaron los cordones y el cinturón y lo amarraron. Además, le colocaron sobre la boca una mascarilla de las que usan los pintores para protegerse, fijada con cinta adhesiva.
Con todo eso, Vicente fue subido al avión. Sólo cuando la nave estuvo en el aire fue desatado.
Paulina Luna, su mujer, que con su trabajo ilegal y el de Vicente mantienen a sus cuatro hijos en Ecuador, pide: “Que nos traten como a humanos, no como a perros. No tenemos papeles, pero no somos criminales.”
Otro caso es el de un boliviano de 23 años al que querían deportar antes de resolverse sus alegaciones. Se resistió y le dieron una paliza tal que lo dejó sin poder caminar ni comer por varios días. Enseguida fue deportado.
En otra ocasión, un marroquí y un senegalés fueron golpeados brutalmente (el último en los testículos) y no tuvieron después atención médica ni medicamentos.
Ya con anterioridad, a finales de diciembre pasado, un grupo de internas había denunciado en una carta dirigida a la Comisión Europea las condiciones de vida en el centro.
En la misiva explicaban que en sus alimentos se podían encontrar “pelos, gusanos, excrementos de ratas y restos de cucarachas”. Las mujeres añadían que se habían dado muchos casos de maltrato y vejaciones.
En España y en Europa existen estos centros desde hace décadas. Y no es la primera vez que se denuncian violaciones de derechos humanos, tratos indignos o vejatorios en estas instituciones. De hecho, muchos los llaman ‘los Guantánamos europeos’, limbos jurídicos donde no se sabe lo que pasa.
Entre sus medidas más controvertidas, se encuentra la posibilidad de retener a las personas en los CIES hasta 18 meses y la prohibición, una vez expulsados, de volver a Europa antes de 5 años. La directiva será sometida a voto en el Parlamento Europeo el próximo 20 de Mayo.
Es de desear que esta rebelión de los ‘sin papeles’ españoles llegue a oídos de los parlamentarios, para que, a partir de ese momento, también se tengan en cuenta las voces de estos seres hasta ahora invisibles…

Read Full Post »


La Justicia española está en crisis.
Lo demuestran las últimas olas de malestar por el “caso Mari Luz” en Huelva, las huelgas de los funcionarios judiciales y las incontables mesas redondas sobre la eficacia de la justicia.
Yo me pregunto: ¿además de blandos a la hora de aplicar la ley, caen los magistrados en los pecados capitales de machismo y xenofobia?
Como ejemplo de machismo puede entenderse la indulgencia que suelen tener, en general, con los maltratadores y los violadores.
Muchos, inclusive, denotan en las sentencias una mentalidad idéntica a los que se alzan de hombros diciendo “ella se lo buscó”.
El juez Rafael Tirado, que no ordenó el ingreso en prisión de Santiago del Valle cuando fue condenado a dos años y nueve meses de prisión por abusar de su hija de 5 años y que aprovechó de su libertad para violar y matar a Mari Luz Cortés, también de 5 años, alega que que no lo hizo debido a “la falta de personal, la acumulación de trabajo e, incluso, la baja de mes y medio de la funcionaria que llevaba el asunto”.
¿Podría ser que, además, considerara que abusar de una hija no es un delito tan grave después de todo?
Por otro lado, vemos que acaban de ser liberadas por absoluta falta de pruebas las dos modelos argentinas, Jessica Almada, de 20 años y María Belén Téllez, de 22, que pasaron un año y medio en prisión acusadas de tráfico de drogas.
Su condición de extranjeras las perjudicó, ya que la justicia llegó a determinar que existía riesgo de fuga por la falta de arraigo en España.
Que los dos casos hayan ocurrido casi simultáneamente hace que nos preguntemos: ¿por qué esa blandura con un padre violador y reincidente, aunque español? ¿Por qué esa dureza con dos jovencitas sólo sospechosas, pero extranjeras?
¿Hay detrás de estas contradicciones machismo y xenofobia, dos de los siniestros residuos de la dictadura franquista?
Si la Justicia está en proceso de auto-cuestionamiento, sería saludable que se hiciese estas preguntas, para que, como pidió el padre de Mari Luz, no sólo se depuren responsabilidades sino que estos casos no vuelvan a suceder.

Read Full Post »

racismo
Hace unos días, pude ver en las noticias de televisión un nauseabundo vídeo que alguien había colgado en Internet, donde un grupo de chicos apaleaba y vejaba a varios inmigrantes que lloraban y suplicaban en vano, obligados por sus torturadores, entre otras cosas, a levantar el brazo haciendo el saludo nazi.
Esto sucedía aquí y ahora, en España, país de emigrantes. Cuando todavía reside en Argentina más de un millón de españoles que emigraron en época de vacas flacas, sin mencionar a otras naciones americanas.
Y recordé que, en esos días justamente se celebraba el “Día Internacional Contra el Racismo”, propuesto como tal desde 1966 por la ONU.
Me pregunté: ¿estamos avanzando algo en este sentido?
Sin respeto a la diversidad ¿cómo sobrevivirían culturas y lenguas minoritarias, sin ir más lejos, la catalana?
Quitar el acento en lo que nos diferencia y ponerlo en lo que nos une significa dejar atrás las guerras tribales y mirar hacia el futuro, hacia la corriente de energía universal, hacia el fluir cósmico en el que participamos todos los seres vivos.
En la historia reciente se han cometido muchos crímenes contra la humanidad en nombre del racismo: los españoles sometiendo a los indios americanos; las naciones europeas traficando con esclavos africanos; el ejército norteamericano aniquilando a las tribus amerindias de su territorio; los turcos exterminando a los armenios, la Alemania nazi a los judíos y los gitanos, los japoneses a chinos y coreanos, los hutus de Ruanda a los tootsies, los serbios a los bosnios…
La lista, desgraciadamente, se hace interminable.
El racismo es hoy definido en todas las instancias y foros internacionales como una afrenta a la dignidad humana básica y una violación de los derechos humanos.
Las discriminaciones son jerarquías de valor: hombre superior a mujer, blanco superior a negro, sano superior a enfermo, etc, etc, etc.
Pero todas las discriminaciones nos empobrecen, menoscaban a la humanidad.
Como lo expresó bellamente en el año 1600 el mejor poeta metafísico inglés, John Donne, en un párrafo que, por su profunda humanidad, sirvió luego de título a la famosa novela de Ernest Hemingway Por quién doblan las campanas, sobre la Guerra Civil Española. Dice así:

Ningún hombre es una isla, una entidad en sí mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte del todo.
Si un trozo de tierra fuera arrancado por el mar, Europa se vería disminuída y yo también, como si ese trozo de tierra hubiera sido la morada de un amigo o la mía propia.
La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque yo formo parte de la humanidad; por lo tanto nunca mandes a nadie a preguntar por quién doblan las campanas: están doblando por ti.

Read Full Post »

vida-simple
Todos sabemos que nuestro planeta Tierra se encuentra en grave peligro. El calentamiento global está cambiando el clima, el deshielo de los polos amenaza con inundar las costas de todo el mundo, la desertización avanza, escasea el agua y respiramos aire contaminado.
¿Hasta cuándo? ¿Qué se puede hacer para detener este proceso autodestructivo?
No sólo producir más energía “verde”, aprovechando la luz solar y el viento, entre otros.
Lo más difícil será cambiar nuestros hábitos de vida de derroche y de acumulación de basura.
La doctora Vandana Shiva, una pacifista india que ganó el Premio Nobel de la Paz alternativo, que está doctorada en Ontario en física cuántica, y que abandonó su profesión en Occidente para dedicarse a la militancia ecologista, afirma: «La eliminación de la biodiversidad, la desaparición de especies animales y la desaparición de culturas son formas de violencia. Si se crea una economía mundializada controlada por multinacionales no tendremos alternativa: nuestras formas de vida desaparecerán».
Hace ya 154 años, en junio de 1854, el jefe indio Seattle envió desde Lago Washington una carta de respuesta al presidente de Estados Unidos, que quería comprarle tierras. En ella advertía:

(…) Meditamos la idea del hombre blanco de comprar nuestras tierras. Pero¿puede acaso un hombre ser dueño de su madre? Mi pueblo pregunta:¿qué quiere comprar el hombre blanco? ¿Se puede comprar el aire o el calor de la tierra, o la agilidad del venado? ¿Cómo podemos nosotros venderos esas cosas, y vosotros cómo podríais comprarlas?

(…) Cuando todos los últimos bisontes hayan sido sacrificados, los caballos salvajes domados, los misteriosos rincones del bosque profanados por el aliento agobiante de muchos hombres blancos y se atiborren de cables parlantes la espléndida visión de las colinas… ¿dónde estará el bosque? Habrá sido
destruido. ¿Dónde estará el águila? Habrá desaparecido. Y esto significará el fin de la vida y el comienzo de la lucha por la supervivencia
”.

Por una de esas casualidades que hoy se denominan “sincronicidades”, también en ese lugar de Seattle, Estados Unidos, ha nacido hace diez años el Movimiento de la Simplicidad Voluntaria, que ha lanzado el Foro de la Vida Simple, una nueva plataforma por el desarrollo sostenible y la justicia social.
Integrado por casi un centenar de economistas, ecologistas, urbanistas, abogados, sociólogos, psicólogos, periodistas, profesores universitarios y trabajadores sociales proponen que se baje del frenético carro consumista. Afirman: “la vorágine consumista nos está consumiendo”.
Al menos en ocho países europeos existen ya asociaciones inspiradas en este concepto de la simplicidad, convencidas que el cambio comienza por uno mismo.
¿Qué podemos hacer aquí y ahora los ciudadanos de a pie?
Comprar sólo lo necesario, no derrochar, reciclar todo lo que se pueda, apagar las luces innecesarias, caminar más, usar menos el coche y más el transporte público, no desperdiciar el agua…. etc, etc, etc
Me gustaría terminar con una frase de Mahatma Gandhi: “Necesitamos vivir simplemente, para que otros, simplemente, puedan vivir”.

Read Full Post »

trabajadoras-sexo
La “profesión más antigua del mundo” ha sido y sigue siendo objeto de un apasionado debate.
Hace pocos meses, la Generalitat de Catalunya intentó legalizar y regularizar la prostitución, proporcionando normas como mejoras en las instalaciones sanitarias, revisiones higiénicas periódicas, un límite a las horas de trabajo y cotización en la Seguridad Social, a la manera de las implantadas en Holanda.
Pero el gobierno central se opuso con firmeza, basándose en los argumentos del Instituto de la Mujer y de las organizaciones feministas abolicionistas, que consideran que la prostitución es una una degradación de la mujer y que quieren prohibirla.
Por su parte, la Asociación Hetaira, que defiende los derechos de las prostitutas, reivindica la libertad de quien quiere ejercer como trabajadora del sexo y desea que se la jerarquice como a otra trabajadora más. No hacerlo, afirman, sería condenarla a trabajar en la clandestinidad y en las peores condiciones posibles. Gritan: “mi cuerpo es mío y si quiero puedo venderlo”.
La polémica está servida. Cómo se resuelva, afectará profundamente a muchas mujeres, casi todas ellas inmigrantes, ya que hay sólo un 7 % de prostitutas españolas.
Los argumentos de las abolicionistas son muy sólidos:
Afirman que legalizar la prostitución sería una violación de los derechos humanos, ya que significa despojar a un ser humano de su dignidad y convertirlo en mercancía.
Además, el ejemplo holandés ha demostrado que la legalización de la prostitución abre las puertas a la trata y a la esclavitud sexual de las mujeres, así como al desarrollo de la prostitución infantil.
Aportan datos como los siguientes:
1) La prostitución es el tercer negocio que más dinero genera a las mafias, después del contrabando de armas y de drogas.
2) El 70% de las 300.000 prostitutas que ejercen en España afirma que ejerce coaccionada por las mafias, el 40% es obligada a mantener relaciones sin preservativo y ninguna se prostituía en su país de origen. Tampoco ninguna trabajaría en lo mismo si volviera a su país y sus familias no saben a qué se dedican en España.
3) El 70 % de las prostitutas en España son inmigrantes, de ellas, más de la mitad son latinoamericanas. La gran mayoría se prostituye para enviar dinero a sus hijos.
4) El 50% dice que ha sufrido agresiones físicas, psicológicas o verbales.
5) El i67 % de esas mujeres presenta síntomas de ansiedad.
Suecia ha decidido cortar drásticamente con la prostitución y ha comenzado a penalizar a los clientes que intentan pagar por utilizar servicios sexuales, en lugar de castigar a las prostitutas.
La Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución, que reúne a 77 organizaciones de mujeres de España y que cuenta con el apoyo económico de más de 3.000 ciudadanos, afirman rotundamente: “Regular la prostitución es legitimar la violencia de género”.

Read Full Post »


Como lo dije en mi libro El vientre cósmico, en este siglo XXI la energía femenina está resurgiendo, después de 5.000 años de patriarcado en los que la mujer se vió ignorada y desvalorizada.
Una de las muestras de esa extraordinaria energía femenina se puede percibir en las mujeres latinoamericanas que han emigrado a España para mejorar su suerte y también las de sus familias y sus comunidades de origen.
En una abrumadora mayoría, son las mujeres las que emigran primero y abren camino a sus hombres y a sus familias. Gracias a fatigosos trabajos, no sólo envíen dinero para mantenerlos sino que, cuando tienen sus papeles en regla, también se los traen a España.
En muchos casos, estas mujeres inmigrantes vienen a cubrir demandas de servicio doméstico que ya casi estaban extinguidas en España, como lo es la modalidad de internamiento.
Y también se convierten en cuidadoras de personas ancianas, en un país cada vez más envejecido cuyas políticas gerontológicas estimulan el cuidado domiciliario.
Estas cuidadoras del sector privado han convocado a un paro laboral para estos días 3 y 4 de marzo con el propósito de que se respeten sus derechos.
Exigen a la Conselleria d’Acció Social que establezca el perfil del cuidador de ancianos, que forme a los trabajadores del sector que vienen de otros países y que se firme un convenio que equipare sus sueldos con los del sector público.
Si esto se lleva a cabo, de los 700 E que actualmente cobran por hacer todos los trabajos (limpiar, cocinar, hacer la compra, lavar y planchar, además de bañar, vestir, medicar y sacar a pasear al anciano), pasarán a cobrar unos 1.200 E.
Muchas de estas mujeres no tienen papeles, por lo que se ven obligadas a aceptar sueldos bajos para sobrevivir y enviar algo de dinero a sus hijos.
La población anciana crece cada año. En el año 2007 había en Catalunya casi un millón de personas mayores de 65 años, de los cuales 300.000 superaban los 80 años y 2.000 tenían más de 100 años.
Las cifras hablan por sí solas: cada vez harán más falta cuidadoras mejor formadas y mejor pagadas, para que todos estas personas mayores tengan una vejez digna.
Los organismos pertinentes deberán tomar medidas que sean justas, tanto para los mayores que necesitan cuidados como para las cuidadoras que han cruzado un océano y dejado atrás patria y afectos para prodigárselos.
La buena noticia es que Catalunya está a la cabeza de las Comunidades Autónomas de España en materia de geriatría, por lo que podemos confiar que sabrá encontrar estas soluciones para bien de todos.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: